Inamovible postura contra órganos de control internos; UAEH

POLÍTICA ANTICORRUPCIÓN

 

p21-rechazoMostró la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) rechazo a los órganos de control internos que busca promover el gobierno del estado, como parte de su política anticorrupción.

Adolfo Pontigo Loyola, rector de la universidad, hace unos días sentenció que las instituciones autónomas tienen el derecho a realizar ciertas actividades por sí mismas, aunque eso no quiere decir “que se pasen por el arco del triunfo” la ConstituciónPolítica de los Estados Unidos Mexicanos.

Las instituciones académicas, sentenció, no son independientes, sino autónomas, es decir que cuentan con este derecho estipulado en el artículo 3º de la Constitución, en su fracción VII.

“La autonomía no significa que uno vaya por la vida haciendo lo que uno quiere”.

El mismo artículo de la Carta Magna, recordó, considera cuatro vertientes de la autonomía: la de gobierno que se refiere a que la propia institución elija a sus autoridades; la autonomía para establecer sus planes de estudio que tiene que ver con la libertad de crear y ofrecer las carreras que consideren necesarias para la población y su realidad, y con ello sus programas de estudio; la autonomía administrativa (autogestión) cuyo objetivo es gestionar y aplicar los recursos económicos que obtengan de la federación, así como los captados por la misma institución, todo ello para el funcionamiento y operación de la universidad; finalmente la autonormatividad que es el derecho a evaluarse ya sea por ellos mismos o por órganos externos para cumplir en los términos de transparencia y rendición de cuentas.

“Nosotros hemos sido auditados hasta en cuatro ocasiones por el organismo (Auditoría) Superior de la Federación (ASF) porque nosotros lo hemos pedido, no acabo de entender qué es lo que sucede”, pues dijo desconocer si existe la intervención de algún ente en particular para obligar a la UAEH a respetar la figura del órgano de control interno.

Finalmente, aseguró que la Autónoma de Hidalgo hasta ahora no tiene pendientes observaciones que se deriven de las auditorías realizadas tanto por el estado o por la federación, ya que sus finanzas son sanas. (Adalid Vera)