El peligro de ser alcalde

 

David Colmenares

David ColmenaresEsta semana dos nuevos asesinatos de alcaldes, fundamentalmente de municipios pequeños de alta marginalidad, enclavados en zonas donde la delincuencia tiene más fuerza que las instituciones, donde tiene capacidad para amedrentar o eliminar a las autoridades municipales que se resisten.

Ha sido frecuente en los últimos años que esto suceda particularmente en los estados del sur sureste, donde se encuentra la mayor parte de municipios del País, la mayoría en situaciones de pobreza y asolados por la delincuencia organizada, e incluso en Colima, Zacatecas. porque ante la mayor presión federal contra las bandas, estas han diversificado sus operaciones a lo local y ahora han encontrado nuevas oportunidades de negocio, como el asalto a los trenes, el contrabando, la extorsión a los negocios, el robo de gasolina, en los que vuelven cómplices a los pobladores y a las autoridades municipales. Si alguien se opone lo hacen a un lado.

Pero lo contrario de lo que ha pasado en el ámbito público, donde se ha buscado centralizar todo, la delincuencia se ha descentralizado.

Sabemos que muchos de los ediles han sido amenazados exigiéndoles recursos presupuestales que manejan, como son los fondos de aportaciones que vienen etiquetados, que son estrictamente auditados por la Auditoria Superior de la Federación.

Así, ante las amenazas o renuncian o se juegan la vida, y vemos que ya son decenas los asesinados en los últimos años. No tienen además recursos y si los desvían corren el riesgo de ser castigados, pero si no pueden ser asesinados.

 

Twitter: @davidcparamo