Autonomía a la carta

Alberto Witvrun

Alberto WitvrunEl rechazo de quien controla a la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) a lo que considera violación a su autonomía por la 63 Legislatura Local al crear con el decreto 228 el Órgano Interno de Control y el método para nombrar al titular; vendrá acompañada de una controversia constitucional no porque vulnere la Fracción VII del Artículo Tercero, sí por temor a la transparencia y porque pone en riesgo la discrecionalidad con que se manejan los recursos públicos asignados a la institución.

El Órgano Interno de Control se encargará de constatar que los recursos que provienen de los impuestos de los ciudadanos se apliquen adecuadamente, sin intervenir en el autogobierno de la institución ni en la libertad de cátedra; lo que no quieren son ojos externos y mantener a su contralor interno que es juez y parte, argumentando que la institución es auditada constantemente.

Gerardo Sosa Castelán presidente del Patronato Universitario con funciones por encima del rector y del Consejo ve preocupado la decisión del Legislativo que puede ser el fin de la opacidad financiera de la institución, por ejemplo nadie pide cuentas de los recursos que genera el área Educación Continúa, tampoco de la cuota extra de inscripción para el Garza Bus, ni porque la UAEH opera financieramente preparatorias por cooperación como la Salvador Allende de Ciudad Sahagún a través de consejos fantasmas.

Paradójico es que quien tiene en su poder a la UAEH desde 1982 argumente la autonomía

para una controversia contra el Decreto 228; mientras utiliza a la comunidad universitaria como estructura de Movimiento Ciudadano, o jamás hubiera involucrado a partidos como sucedió, primero con el Revolucionario Institucional (PRI), luego con el Social Demócrata (PSD), también con Acción Nacional (PAN), ni se habría intentado crear un partido estatal con el Proyecto de la Sociedad Hidalguense (PSH).

Pero hoy como desde hace 35 años el clan levanta esta bandera como lo hizo para justificar el vandalismo o para demostrar su fuerza en 1988 al gobernador Adolfo Lugo Verduzco en el informe del rector Juan Manuel Menes, en que la seguridad del edificio de Abasolo estuvo a cargo de la Federación de Estudiantes Universitarios de Hidalgo (FEUH) con “alumnos” armados, desde entonces la autonomía es a la carta.

 

Twitter: @tlacuacherias