Continúa batalla femenina por obtención de cargos políticos

-Pese a todas las reformas aún existen brechas que deben atenderse en México

-Dentro y fuera de los partidos persiste una inequidad sobre este importante sector

TRABAJO ESPECIAL

 

 

Rosa Gabriela Porter

 

 

participaccion (1)Mientras algunos partidos políticos optimizan sus mecanismos de participación para las mujeres, a otros les cuesta adecuarse en la inclusión del sector femenino en órganos de dirección y administrativos.

Pasaron más de tres años de las reformas electorales más importantes para incentivar la participación de mujeres en la política, desde etiquetar porcentajes de prerrogativas para su capacitación, así como garantizar su postulación equitativa en los diversos cargos de elección popular.

A propósito de ello la Unidad Técnica de Igualdad de Género y No Discriminación del Instituto Nacional Electoral (INE), en coordinación con el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), realizaron un estadístico que detalla aspectos sobre la participación y representación política de las féminas.

El proyecto denominado #MujeresPolíticas es una base de datos históricos y estadísticos que muestran la participación de este sector en México, además de evaluar los avances en materia de género en la vida política del país.

El estudio incluye el número de mujeres y hombres postulados en las últimas dos elecciones, asimismo la cantidad de féminas electas, aquellas que ocupan una secretaría de estado a escala federal o local, así como en órganos electorales administrativos.

De igual forma mujeres en cargos directivos de partidos políticos, evolución en la modificación de leyes y códigos, aplicación del 3 por ciento (%) para capacitación y promoción política de las féminas.

 

MUJERES EN PARTIDOS. Las nueve cúpulas con registro a escala nacional ante el INE presumen que desde su fundación abanderaron las causas de las mujeres, de igual forma manifestaron que en sus estatutos y principios siempre incluyeron a las féminas en los procesos de selección.

Además de la obligación legal para que los organismos políticos garanticen la participación equitativa de hombres y mujeres en procesos electorales, también lo harán en los órganos de dirección, así como ajustar sus lineamientos con un principio incluyente.

Los partidos mejores calificados en el estudio, que refiere a los años 2015 y 2016, fueron Verde Ecologista de México (PVEM), Acción Nacional (PAN), Revolucionario Institucional (PRI) y el de la Revolución Democrática (PRD).

Mientras que Partido del Trabajo (PT), Encuentro Social (PES) y Movimiento Ciudadano (MC) y Regeneración Nacional (Morena) necesitan mejorar las estrategias de paridad de género.

Por ejemplo, dentro del organigrama de Comités Ejecutivos Nacionales, Comisiones Permanentes y Comisiones Nacionales, ninguno de los nueve partidos exhibe el 50-50 de ambos géneros en su integración.

PAN tiene 20 mujeres de 71 integrantes, en el PRI laboran 52 féminas de 142 cargos, en el “sol azteca” 13 de 26, respecto al “partido del tucán” 16 de 52, en Panal cuatro de 11, Morena dos de 17, PT 20 de 120 y en el PES dos de ocho.

Respecto a los estatutos, en las bases de datos califican las disposiciones de las normativas para la inclusión de la mujer, Movimiento Ciudadano (MC) es el que mejor puntuación logró.

La “cúpula naranja” reconoció la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, estableció que ningún género debe ser representado en una proporción menor al 40%. Colocó al Movimiento de Mujeres como parte de la Convención Nacional Democrática, el cual promociona la participación y respeto de este sector.

Los que medianamente cumplen con estos conceptos son el “tricolor”, Morena y PES, también en esta brecha suman al PAN, Nueva Alianza, PRD, Verde Ecologista.

El peor valorado fue el “partido de la estrella”, pues sólo reconoce la participación de las mujeres en la militancia, no establece cuotas obligatorias.

 

PORCENTAJES. En cuanto a los porcentajes de presencia de féminas en el máximo órgano de gobierno partidista, únicamente el PRD y PVEM tienen el 50% de hombres y mujeres.

Con 30 puntos aparecen Acción Nacional, Revolucionario Institucional y Nueva Alianza, por debajo de ese porcentaje están PES con 22%, así como Partido del Trabajo con 16.10% y Morena con 11.76%.

En el área de finanzas y administración nuevamente el PVEM y PES confían sus tesorerías a mujeres.

Relativo a la existencia y funcionamiento de una dependencia de la mujer dentro del partido y desarrollo de actividades para difundir la participación femenina, prácticamente ocho cúpulas cumplieron con estos preceptos, a excepción del PT.

 

CASO HIDALGO. Aunque los partidos ya garantizan la postulación de candidatos, en las dirigencias estatales son pocas las mujeres que ostentaron ese cargo en la entidad.

Únicamente PRI, PAN, PVEM y MC designaron a mujeres como dirigentes estatales, en contraste con seis agrupaciones políticas que no otorgaron estos espacios de liderazgos al sector femenino.

El “tricolor” tuvo a dos féminas que lideraron los trabajos partidistas: en 1975 con Estela Rojas de Soto y Geraldina García Gordillo en 2009.

Respecto al PAN, desde 1939 hasta la fecha, sólo Marisol Vargas Bárcena fue presidenta del Comité Directivo Estatal de 2001 al 2003.

De 1999 al 2002 Elizabeth Sánchez Álvarez fue presidenta del Comité Ejecutivo Estatal del PVEM en Hidalgo; respecto al “partido naranja”, María Cruz García Sánchez fue coordinadora provisional de agosto de 2011 a febrero de 2014.

En el Panal registraron a dos secretarias generales: Mariana Mora Acosta durante el periodo 2006-2009, así como Diana Montes Hernández de 2012 al 2014.

 

PRESUPUESTO. La Ley General de Partidos Políticos (LGPP) establece que los partidos destinarán el 3% de su financiamiento público para las actividades orientadas a las mujeres; sin embargo, cada entidad define dicho porcentaje.

Respecto a Hidalgo el artículo 30 del Código Electoral establece que para la capacitación, promoción y el desarrollo del liderazgo político de las mujeres, cada partido político deberá destinar anualmente al menos el 5% del financiamiento público ordinario.

Al igual que Hidalgo en Baja California Sur, Guerrero, Oaxaca, Ciudad de México y Sinaloa destinan el 5%, en Chiapas lo elevan al 6% y Yucatán hasta el 25%.

La única entidad que otorga un cantidad mínima del 2% es Aguascalientes, el resto de los estados homologaron con la LGPP en 3%.

 

ANTECEDENTES. Las cuotas de género surgieron como una medida en el ámbito nacional e internacional para encontrar un equilibrio en la participación de mujeres y hombres en los órganos de toma de decisiones.

En México la inclusión de la igualdad de género en el ámbito electoral fue reconocida en 1996, cuando fijaron un límite del 70% de legisladores para un mismo sexo.

Luego en 2007 determinaron que las candidaturas para integrar el Poder Legislativo sean para el 40% de personas del mismo género.

En la contienda presidencial 2011-2012 la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) impuso a los partidos políticos y coaliciones que postularan mínimo 120 fórmulas de candidatos propietarios y suplentes de un mismo sexo para diputados y 26 planillas para el Senado de la República.

Para la Reforma Política de 2014, con la promulgación de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (LGIPE) y la LGPP, ahora se mencionan nuevas disposiciones a favor de los derechos políticos de las mujeres para ser electas en los cargos de representación popular, principalmente la procuración de la paridad vertical, horizontal y sustantiva.

También los partidos políticos promoverán la paridad de género en candidaturas y destinarán al menos el 3% de su gasto ordinario para capacitar a mujeres.

 

LÍNEA DE TIEMPO

 

  • El 24 de diciembre de 1946 la Cámara de Diputados aprueba la iniciativa enviada por el presidente Miguel Alemán, en la que se adicionó el artículo 115 constitucional, que entró en vigor el 12 de febrero del siguiente año, que establecía que en las elecciones municipales participarían las mujeres en igualdad de condiciones que los varones, con el derecho a votar y ser elegidas.

 

  • El 17 de octubre de 1953 se publica en el Diario Oficial de la Federación el nuevo texto del artículo 34 constitucional: “Son ciudadanos de la República los varones y las mujeres que, teniendo la calidad de mexicanos reúnan además los siguientes requisitos: haber cumplido 18 años de edad, siendo casados, o 21 si no lo son y tener un modo honesto de vivir”. Las mujeres mexicanas adquieren la ciudadanía plena, reivindicada y formulada por primera vez en un programa político.

 

  • Marzo de 1993. Reconocimiento legal de la cuota de género, en la Cámara Baja aprueban cambios al Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe), “los partidos políticos promoverán en los términos que determinen sus documentos internos, una mayor participación de las mujeres en la vida política del país, a través de su postulación a cargos de elección popular”.

 

  • En 1997 reconocen legalmente los derechos políticoelectorales de las mujeres, en el COFIPE incluyen: “los partidos políticos nacionales considerarán en sus estatutos que las candidaturas a diputados y senadores no excedan del 70 por ciento para un mismo género. Asimismo, promoverán la mayor participación política de las mujeres”.

 

  • En 2006 decretan la Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, en donde establecen las bases jurídicas para la coordinación, colaboración y concertación entre los tres órdenes de gobierno para garantizar la igualdad sustantiva, eliminado todas las formas de discriminación basadas en las diferencias sexuales.

 

  • La más reciente reforma de 2014 menciona que la paridad de género será garantía constitucional que busca la existencia de una equidad en los procesos electorales, mediante aspectos de verticalidad y horizontalidad.