Cuestión de fe

Juan José Herrera

Juan José HerreraLa definición más sencilla para comprender uno de los términos de moda desde el área económica del gobierno estatal (el tan famoso “clúster”) es el del “grupo de empresas interrelacionadas que trabajan en un mismo sector industrial y que colaboran estratégicamente para obtener beneficios comunes”.

Valga el esclarecimiento cuando hay una insistencia mayor por parte del titular de la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco), José Luis Romo, en concretar tanto infraestructuras como llegada de más inversiones a Hidalgo que permitan la generación de mejores trabajos formales, pese a la desintegración de otros proyectos como la Ciudad del Conocimiento y la Cultura con todo y su centro internacional textil.

A poco más de un año de vida de la administración que encabeza Omar Fayad, la labor del joven Romo Cruz, por cierto uno de los secretarios con más brillo en dicho periodo, dejó ya cuando menos el compromiso de llegada de alrededor de 13 mil millones de pesos y ahora existe incluso hasta la idea de integrar un clúster energético.

Si bien toda esta labor pretende en buena medida impulsar la imagen hacia el exterior de una entidad que además logró modificar su calificación crediticia de manera positiva, no puede olvidarse que durante sexenios ha ostentado los lugares más lejanos de tablas y estadísticas relativas al tema de salarios y empleos.

El rubro energético fue el que, precisamente, hace no mucho puso en la mira mundial al estado de Hidalgo, con rimbombantes anuncios que incluían una nueva refinería y equipamientos para reducir los altos costos de la producción de hidrocarburos en México.

Amén de las buenas intenciones, tampoco puede obviarse otro de los conflictos que más ha pegado en este tiempo a la entidad: el constante saqueo de los ductos de Pemex que, aunque nadie lo diga, implica la presencia de grupos criminales que disputan territorios y que cada vez se hacen más presentes.

¿Tendrá Hidalgo lo suficiente en otros ámbitos como la Seguridad Pública, el Desarrollo Social y ese largo etcétera, para construir todos los clústeres ya proyectados? Eso sólo el tiempo lo dirá. Mientras tanto… no hay que perder la fe.

 

      Twitter: @juanjo_herrerap