Exigen adoradores de la muerte plena libertad de culto y respeto

 

-Tomaron diversas calles de Pachuca para exigir tolerancia a sus creencias

-Recordaron caso donde la alcaldía ordenó derribar capillas en la ciudad

NEGRA IDIOSINCRASIA

 

Milton Cortés

p4-marchaRecorrieron los seguidores de la Santa Muerte diversas calles de la ciudad de Pachuca, en el marco de la celebración del Día de Muertos, donde aprovecharon para solicitar plena libertad de culto y tolerancia religiosa.

El contingente de fieles que encabezó Óscar Pelcastre, alias “El Perro”, salió del Mercado Sonorita, para desplazarse hasta las principales arterias del Centro Histórico de la ciudad, incluida la Plaza Independencia.

Desde este punto los participantes señalaron que para los fieles a la Santa Muerte es muy importante celebrar fechas como la del 2 de noviembre, al aseverar que las tradiciones no solamente corresponden a la Iglesia Católica.

Mencionaron que Hidalgo debe de ser un estado libre, en el que el derecho al culto sea respetado, lo cual afirmaron, en muchas ocasiones no ha sucedido, incluso les ha originado discrepancias con las autoridades municipales y estatales.

“Tenemos derecho a profesar la religión o culto que nosotros nos parezca el mejor, exigimos que las autoridades y el resto de la sociedad se apegue a sus creencias y nos permita a nosotros realizar lo mismo, no es posible vivir en un estado de indiferencia en donde solamente se permita el respeto a determinada religión”, indicó Gabriel Vázquez Vázquez.

Añadió que en Pachuca se han llegado a presentar casos de intolerancia religiosa, al aseverar que hace algunos meses la presidencia municipal ordenó el derribe de dos altares a la Santa Muerte, lo que generó una tensión muy marcada de los adoradores de la muerte con el municipio.

El seguidor indicó que se les trata como delincuentes, pero salió al paso, mientras marchaba por el bulevar Minero, que a la muerte le rinden culto personas de todos los estratos sociales, como puede suceder en cualquier otra que se profese en la capital hidalguense.