Niegan tablajeros versión sobre el comercio de carne de caballo

 

-Respondió Gutiérrez a recientes rumores sobre anomalías en las ventas

-Afirmó que todas las carnicerías agremiadas cumplen con las normativas

EN LUGAR DE RES

 

Alberto Quintana

p9-tablajerosEn las 2 mil 800 carnicerías de Hidalgo se expenden productos certificados por la Comisión de Protección Contra Riesgos Sanitarios del Estado de Hidalgo (Copriseh), afirmó el dirigente estatal de los tablajeros, Jesús Gutiérrez.

Lo anterior al rechazar que los comerciantes hidalguenses vendan carne de caballo, tal como señaló una organización civil de Pachuca que afirmó recientemente que se comercializa este tipo de producto, en lugar de res.

Gutiérrez explicó que de las 2 mil 800 carnicerías en la entidad un total de 2 mil 600 están agrupadas a esta organización y por consecuencia cumplen con las normativas sanitarias.

La población hidalguense debe tener especial cuidado cuando compre carne, ya que el precio normal oscila entre los 130 y 140 pesos el kilo en negocios establecidos, por tanto quien venda este producto a menor precio sí podría estar cometiendo alguna irregularidad en la comercialización y las autoridades sanitarias deben investigar el origen, apuntó.

El mayor problema puede presentarse en tianguis ubicados en fraccionamientos, barrios, colonias y localidades que no tienen ningún control de venta de carne.

El líder de los tablajeros comentó que los carniceros establecidos cumplen con las normativas sanitarias que les exigen, además de que su producto está plenamente certificado.

La Copriseh mantiene monitoreo permanente en establecimientos y efectúa inspecciones de manera sorpresiva en los negocios que se localizan en los 84 municipios del estado.

“Cuando los inspectores encuentran irregularidades en la venta del producto, de forma inmediata la retiran de la comercialización y la decomisan, envían el producto a laboratorio para verificar la calidad”.

De encontrar situaciones anómalas los comerciantes son sancionados y los establecimientos son clausurados de forma inmediata por la dependencia estatal, hasta que cumplan con todas las normas sanitarias.