Presenta el PAN iniciativa para garantizar la justicia cotidiana

 

-Sostuvo Romero que es necesario reformar la Constitución y anexar concepto

-Tema debe ser pronto y expedito para evitar acciones que pongan en riesgo

JUECES Y JUSTICIABLES

 

Jocelyn Andrade

p8-violenciaPretende la diputada Gloria Romero León reformar el tercer párrafo del artículo 9 de la Constitución Política de Hidalgo, con el objeto de establecer que ninguna persona podrá hacerse justicia por sí misma, ni ejercer violencia para reclamar derechos.

Indicó que desde hace años la administración de justicia en México es fuertemente cuestionada por la sociedad, situación que se agrava por errores judiciales y lentitud con la se produce la transición al Nuevo Modelo de Justicia Penal, lo que además revela deficiencias institucionales en procuradurías y policías.

Sin embargo, la justicia no se centra únicamente en materia penal, existen otro tipo de problemas que aquejan a la población y que deben ser resueltos de manera pronta y expedita para que el acceso a la justicia sea una realidad.

Recordó que el pasado 15 de septiembre se publicaron en el Diario Oficial de la Federación (DOF) una serie de reformas en materia de justicia cotidiana, que obligan al estado a impartir justicia pronta, imparcial y expedita, bajo variantes de la justicia que deben cumplirse en términos más aceptables para jueces y justiciables.

“Tenemos frente a nosotros la terrible premisa en cuanto a la administración de justicia, donde la mayor parte de la población carece de condiciones y medios para solicitar y obtener del estado el acceso a justicia pronta y expedita”.

Por ello consideró insertar como garantía en el texto constitucional el concepto de “justicia cotidiana”, de manera tal que obliga al estado a un proceso continuo por adecuar instituciones, procedimientos e instrumentos necesarios que brinden solución a conflictos que genera la convivencia diaria en una sociedad democrática.

Establecer la “justicia cotidiana” como principio constitucional permitirá poner en Hidalgo la transformación de soluciones construidas, en cambios reales en el comportamiento y operación de múltiples actores sociales, en beneficio de una renovación de instituciones y la forma en que se vive la justicia cotidiana.