Subraya Fayad patrimonio legado mediante el Xantolo

 

-Festejo va mucho más allá de tradiciones vivas que deben conservarse

-Asistió este jueves a la Huasteca para reforzar actividades relacionadas

HERENCIA MILENARIA

 

Alberto Quintana

p3-fayadHidalgo tiene un nuevo Récord Guinness en honor a la fiesta del Xantolo 2017, realizado en diversas regiones del estado, apuntó el gobernador Omar Fayad durante su  gira de trabajo por San Felipe Orizatlán.

Ante cientos de habitantes de la región, el mandatario estatal comentó que el reconocimiento mundial fue por la colocación  del altar de muertos más grande del mundo en la Plaza Juárez de Pachuca.

Destacó que el Xantolo es parte de la gran riqueza cultural que predomina en Hidalgo, como un orgullo de tradiciones que deben preservarse.

Añadió que se siente muy orgulloso de ser parte de un estado donde las tradiciones como el Xantolo se viven y se sienten en las familias hidalguenses.

Indicó que la flor de cempasúchil y el cacao son los ingredientes que le dan color, aroma y el sabor a las tradiciones que se viven en la Huasteca, Sierra, Otomí-Tepehua, Sierra Alta y los diversos municipios.

Previamente el gobernador recorrió los altares de muertos que concursaron este año en San Felipe Orizatlán con motivo de las festividades del Xantolo.

Fayad Meneses y funcionarios públicos del gobierno estatal realizaron una ofrenda conmemorativa del Día de Muertos, con el lema ¡Que viva la gran herencia cultural de Hidalgo!

Más tarde en Huejutla Omar Fayad visitó el altar que colocaron las autoridades municipales en pleno centro de la Huasteca hidalguense.

El mandatario reafirmó el compromiso que tiene su gobierno de preservar las tradiciones culturales que dejaron los ancestros, que se conservan y siguen vigentes en las comunidades indígenas.

Subrayó que la Huasteca hidalguense es un lugar lleno de tradiciones y magia que se unen en estas fechas para demostrar la historia de un estado como Hidalgo.

La fiesta se complementa con la gran gastronomía del lugar como lo son los tradicionales tamales de hoja de papatla, el mole, el zacahuil, las enchiladas y la fruta, así como con el olor que despide el incienso, que guía el camino de los muertos hacia el altar dedicado especialmente para ellos.