Inversión y pensiones, asuntos pendientes

David Colmenares

 

David Colmenares Según datos del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado, la inversión en infraestructura de los últimos años está en los niveles de los años 40.

Al respecto vale la pena traer a cuento algunos comentarios sobre la importancia de las tasas de retorno de la inversión en infraestructura, particularmente en telecomunicaciones y carreteras, así como en el mantenimiento de la misma.

Sobre el tema en México hemos tenido por décadas una reducción de la inversión pública en infraestructura.

Hemos tenido crisis importantes como en 1976 y 1982, cuyas secuelas tardaron en superarse, pero también en 1995 y 2009, etapas en la que se incurrió en excesos presupuestales.

Hoy estamos en la coyuntura previa a la aprobación del PEF 2018 y tenemos que para el tercer trimestre se habla de una reducción de alrededor del 24 por ciento en el gasto de infraestructura, con relación al periodo anterior. A los estados con los ingresos no les ha ido mal este año por el comportamiento del componente tributario de la recaudación participable, debido a una buena recaudación tributaria, y sus participaciones están por arriba de lo programado.

Por ello sería útil revisar lo anterior, así como la política tributaria, considerando por supuesto las propuestas que el sector privado y otros sectores sociales han hecho, convocando en 2019 o 2020 a una nueva Convención Nacional Hacendaria, que revise el pacto fiscal.

La revisión de las políticas de ajuste debe ser permanente, pero ya no a costa de la inversión pública en infraestructura.

Los retos son vastos: inversión, pensiones, salud, así como explorar mecanismos de participación de la inversión privada productiva, que ya los hay, sólo hay que fortalecerlos, como las APPS.

 

 Twitter: @davidcparamo