Alerta por proliferación de rastros clandestinos

 

-Reconoce Cedsa que no todos los productos cárnicos que se consumen son seguros

– Gran parte de esta problemática la causa la falta de legislación en la materia

REGIONES

 

Ángel Hernández

p3-rastroReveló la directora del Centro de Sacrificio Animal de Tula (Cedsa), Perla Altamirano Cardoso, que la mayoría de productos cárnicos que se consumen en el municipio no es del todo segura y que pudiera provenir de rastros clandestinos, ya que en la “Ciudad de los Atlantes” y en la región estos han proliferado en los últimos años.

Consideró que gran parte de esta problemática la causa la falta de legislación en la materia y por ello mencionó que aunque se lleva un estricto control de la carne que sale del rastro de Tula es insuficiente como para garantizar la calidad de toda la carne que se distribuye en la demarcación.

Asimismo confesó que en Tula se han detectado centros de matanza clandestinos en las comunidades de Santa Ana Ahuehuepan, Xochitlán de las Flores, Carranza y la cabecera municipal, “además abona a la problemática que Tlahuelilpan surte de carne a Tula y allá no hay rastro ni control”.

Dijo que una de las acciones que se han efectuado por parte de la dirección que encabeza es la revisión aleatoria de 75 carnicerías de la zona urbana y que se encontraron con que efectivamente se expenden cárnicos sin sello, lo que quiere decir que su calidad y procedencia es dudosa.

Sostuvo que las carnicerías visitadas se localizan en las colonias Barrio Alto, Iturbe y tianguis municipal, y que aunque detectaron irregularidades no pudieron decomisar el producto porque no tienen facultades para tal efecto, pero que reportaron a la Secretaría de Salud (SSH).

Admitió que tanto la carne roja como la de pollo se encuentran en estas condiciones y lamentó que aunque la Comisión para la Protección de Riesgos Sanitarios de Hidalgo (Copriseh) sabe de estas anomalías no hace nada para erradicar las prácticas en perjuicio de la salud pública.