Exigen filtros para evitar juguetes de mala calidad  

 

– Lamentan comerciantes que entren fácilmente artículos que representan riesgos y pérdidas

LLEGA NAVIDAD

 

Milton Cortés

p10-ventasPrevio a las ventas de Navidad y Año Nuevo, distribuidores de juguete en la entidad señalaron que existe la amenaza de un ingreso cercano a las 50 toneladas de juguetería de procedencia asiática, lo cual que significaría pérdidas económicas para el comercio formal.

Señalaron integrantes del sector que las ventas navideñas representan las mayores ganancias del año para los distribuidores y productores de algunos juguetes, que son elaborados en el país o que provienen del extranjero y por los cuales se paga el impuesto correspondiente para negociarlos en el país.

Indicaron, que por ello, es indispensable que se establezcan filtros de revisión en los principales accesos carreteros al estado, con la finalidad de que los artículos de procedencia asiática, no sean internados de manera ilegal.

“El problema radica en que no existen filtros de revisión, por eso entran tan fácilmente este tipo de artículos al estado para que se distribuyan en los 84 municipios, lamentablemente las autoridades poca o nula atención le prestan a esta situación y por ello se fortalece año con año”, refirió David Ruiz Canales, distribuidor de juguete en el estado desde hace 12 años.

De acuerdo con las estimaciones, el año anterior se internaron casi 50 toneladas de distintos productos, en su mayoría juguetes y ropa, solamente para la temporada decembrina, por lo que expresaron que para la presente temporada, la cantidad sería similar.

“Solicitamos a las autoridades correspondientes que contribuyan en la lucha en contra de la venta de productos apócrifos, porque decenas de familia dependemos del comercio de temporada y si esta cantidad es internada al estado, nos encontramos en severos problemas, sabemos de lo complejo que es detener al comercio informal, más, cuando se tiene tan cerca a la capital del país”

Por lo anterior, dijo que de manera coordinada y con voluntad, será posible evitar que las calles se plaguen de productos de baja calidad.