Subordinación municipal a los estados  

David Colmenares

 

David ColmenaresEduardo Bours, siendo gobernador de Sonora, decía en 2009 que habíamos pasado de un sistema de coordinación fiscal a uno de subordinación fiscal, incluso le tocó ser anfitrión de una Conago, antes de la de Nuevo León, en ambos casos el tema fue la renovación del acuerdo fiscal.

No había pasado mucho de que el Gobierno de la Ciudad de México presentara una controversia por el cambio de las fórmulas de distribución de participaciones a partir de 2008, siendo el único estado que manifestó solidaridad fue Sonora. Cuando se habló de los “terceros afectados” por parte del gobierno federal se pidió a los gobernadores que dieran su opinión sobre la controversia, un caso notable por lo absurdo, fue la opinión del consejero jurídico de Tabasco que se manifestó a favor de la reforma que afectaba las finanzas de su estado.

Pero si los gobernadores han padecido eso, peor están los municipios, a quienes contrario a lo que dice la Ley de Coordinación Fiscal se les condicionan sus participaciones, que se pagan a través de las secretarías de finanzas de los estados, que en un número importante no las entregan antes de cinco días después de recibidas, las condicionan y en muchos casos no se las pagan completas.

Parece que ya la ASF empezó a sancionar a los estados que no pagan completas o a tiempo las participaciones a los municipios. Un buen avance del ente fiscalizador por supuesto.

Eso está bien, lo primero confirmar que se pagaron correctamente, lo cual la UCEF siempre ha hecho con puntualidad, y segundo que los estados lo hagan conforme a la ley, pero es claro que muchos no lo hacen.

Generalmente los alcaldes no se atreven a protestar lo anterior o se contentan con un reintegro mínimo que les compensa parcialmente.

Así que ¿de subordinación a SUBORDINACIÓN, cual es mayor?

 

 Twitter: @davidcparamo