A merced del huachicol

David Tenorio

FOTO DAVID TENORIO COLUMNAEn Hidalgo, de enero a septiembre del presente año, se han detectado 727 tomas clandestinas, la cifra proporcionada por la Unidad de Coordinación Técnica de la Salvaguarda Estratégica de Pemex indica cómo esta actividad se ha triplicado prácticamente en semanas.

El robo de combustibles cuesta anualmente a Pemex el 91% de los 21 mil 580 millones 184 mil pesos que la ASF detectó como pérdidas para la empresa paraestatal. La Agenda Nacional de Riesgos, estudio elaborado por el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), identifica al crimen organizado entre uno de los cinco temas que significan un riesgo y amenaza para el Estado mexicano. El robo y venta de combustibles propicia la corrupción de instituciones, distorsiona la economía y afecta el tejido social.

El “huachicoleo” (robo de gasolina) involucra a diferentes actores, desde propietarios de predios donde se vulneran los ductos de Pemex, quienes comercializan, población que radica en el área, que en algunos casos actúan como “halcones” (vigilantes), hasta miembros de policías municipal, estatal y federal. Ejemplo de ello es el municipio de Cuautepec, donde el fin de semana pasado fueron decomisados 16 mil litros de hidrocarburo y detenidas 15 personas. El vacío en el control en la estructura de seguridad municipal, la tenue presencia de policía estatal, la cual no se explica, los altos índices de desempleo, factor en el que abona, el poco compromiso y escasa gestión por parte de la munícipe.

No basta con atacar frontalmente a bandas delictivas y a quienes intervienen (dicho sea de paso, la población sabe con detalle quiénes están involucrados, dónde se vende y el precio en el que se comercializa, que es de 10 pesos el litro), hay que incentivar la inversión y generación de empleos. Bien valdría la pena que el titular de la Sedeco tuviera presente la petición añeja de la población de impulsar un parque industrial textil en ese municipio, privilegiando la vocación de esa región. Y de paso revise si existen empleos suficientes en los parques industriales, Platah en Atitalaquia, Bicentenario Quma y Tepeji, zonas donde también los jóvenes prefieren servir a bandas de huachicoleros.

 

 Twitter: @David_Tenorio