Continúa integración de carpeta contra desvío en SEPH: Jurídico

-Afirmó Arozqueta que aún no hay novedades, pero siguen las investigaciones en caso

-Hasta ahora se logró la detención de dos posibles cómplices en esta red de corrupción

FALTA EL BUENO

Adalid Vera

p8-novedadesTodavía no hay novedades en la investigación que realizan las instancias judiciales respecto al posible desvío de dinero del Programa de Escuelas de Tiempo Completo (ETC), en donde están involucrados una treintena de exfuncionarios y antiguos proveedores, pues de todos solamente se logró la aprehensión de dos de ellos.

Carlos Emigdio Arozqueta Solís, director del Departamento Jurídico de la Secretaría de Educación Pública de Hidalgo (SEPH), explicó a La Crónica de Hoy en Hidalgo que no hay un tiempo límite para culminar las indagatorias, así que la carpeta de investigación continúa abierta e integrándose.

La meta de este proceso penal es justificar la aplicación de más de 600 millones de pesos del programa que hasta ahora no han sido aclarados y dar con el paradero del principal sospechoso de la malversación y quien hasta ahora permanece prófugo.

Aunque no quiso dar nombres, el abogado del Sector Educativo sentenció que no se ha logrado aprehender al exfuncionario que permitió la extracción del dinero de las cuentas bancarias de la dependencia, pero sí se capturó a otros dos posibles cómplices.

A escasos cinco meses de iniciada la investigación ya hay frutos, consideró, pues se logró identificar el faltante de dinero y ya hay detenidos por este asunto que deja entrever una red de corrupción al interior de la SEPH durante el sexenio pasado.

Señaló Arozqueta Solís que a un año de iniciada la actual administración estatal se han destapado irregularidades sin precedentes, que no podían quedarse en el silencio, así que la denuncia era necesaria para lograr esclarecer los hechos y abonar a la transparencia y rendición de cuentas.

Los más de 600 millones de pesos pertenecen a presupuesto de ETC de 2015 que se ejercieron con irregularidades y sin las comprobaciones correspondientes. Todo ello fue posible detectarse gracias a una auditoría al interior de la SEPH.