Hay un trasfondo electorero en acción de alcaldes, afirma FMP

 

-Recientes acusaciones de oposición por recursos tienen un tinte muy obvio

-Consideró el diputado federal que hubo apertura por parte de sus homólogos

PRESUPUESTOS ANUALES

 

Jocelyn Andrade

p4-moctezumaEn época electoral todos quieren “llevar agua a su molino”, afirmó el diputado federal, Fernando Moctezuma Pereda, respecto a peticiones y señalamientos que realizaron alcaldes de Hidalgo, encabezados por el senador Isidro Pedraza Chávez, sobre recursos para ayuntamientos.

Indicó que el gobierno estatal dio muestras de buena gestión de recursos y los resultados son el incremento gradual de los mismos en presupuestos de cada año, por lo cual las acusaciones de los ediles y del senador no tienen fundamento y podrían ser electoreras.

“Creo que estamos en tiempos de campaña, inició un proceso electoral y cada quien quiere ‘llevar agua su molino’, todas las campañas tienen sus ingredientes y en Hidalgo la mayoría de los actores políticos nos conocemos, cada que inicia un proceso cada quien da posicionamientos”.

Comentó que el gobierno estatal aún está en posibilidades de bajar más recursos y que estos beneficien a los municipios, pues vendrá la pelea por las bolsas concursables, donde se podrían obtener de mil 500 a 2 mil millones de pesos extraordinarios al presupuesto aprobado.

En cuanto a las acusaciones que realizaron algunos de los presidentes municipales que no fueron recibidos por los legisladores, enfatizó que todo aquel que se acercó a la Cámara de Diputados fue recibido; sin embargo, no todos los proyectos se aprueban, algunas veces porque no cumplen con los requisitos establecidos en las reglas de operación y otras porque el presupuesto nunca es suficiente.

Recalcó que las gestiones se realizaron en tiempo y forma y prueba de ello es el incremento en el presupuesto para Hidalgo, además que fue una de las pocas entidades que logró aumentos.

Agregó que el recurso que se destinó para el estado es una prueba de la buena coordinación que hubo entre el gobierno estatal y los diputados federales, independientemente del partido al que pertenezcan.