Busca legislador evitar abusos de alcaldes en cuanto a salario

 

-Señaló Baños que el Congreso debe implementar exhortos a todos los ediles

-Indicó que este tipo de situaciones existen ya en cualquier partido político

APEGARSE A REALIDAD

 

Jocelyn Andrade

p4-abusosPidió el coordinador de la bancada del Partido Acción Nacional (PAN) en el Congreso local, Luis Baños Gómez, evitar abusos de alcaldes en cuanto a sueldos y salarios y se pronunció porque la Legislatura emita nuevamente recomendaciones para ayuntamientos.

Recordó que hasta 2013 el Congreso emitía recomendaciones a ayuntamientos, para exhortar a los alcaldes a no cometer abusos en sus sueldos, pues en algunos casos sólo ganaban muy por debajo del gobernador.

“En lo que se requiere al gasto público de municipios es facultad de los cabildos determinar la forma como van a hacerlo, aunque de las participaciones federales y estatales algunas están etiquetadas, pero de recursos propios tienen absoluta libertad”.

Mencionó estar a favor de retomar dichas recomendaciones, hacerlas públicas y difundirlas a efecto de promover estándares adecuados a cada ayuntamiento, de acuerdo con su población, recaudación, ingresos y extensión territorial, a efecto de que no haya abusos.

Señaló que este tipo de prácticas se suscitan comúnmente en los municipios de Hidalgo, gobernados por cualquier partido político; “tenemos ejemplos tanto en el PRI (Partido Revolucionario Institucional), como en el PAN, o PRD (Partido de la Revolución Democrática), que son situaciones que se deben detener”.

El legislador “albiazul” agregó que él ya se encuentra en pláticas con regidores de su distrito, conformado por Mineral de la Reforma y Epazoyucan, para que cuiden estos detalles y eviten situaciones de incrementos sin justificación, pues al momento la población está sensible a este tipo de acciones, debido a que la situación económica del país es difícil y nadie debe pensar en elevar la nómina de los ayuntamientos.

Sostuvo que cualquier incremento, ya sea de tarifas o salarios, debe estar plenamente justificado en todas las circunstancias, tanto la capacidad presupuestal como en la carga de trabajo de cada uno de los ayuntamientos.