Presencia castrense divide las opiniones en región Tulancingo

-Sólo una parte de la población aprueba que los militares patrullen la zona

-Llegaron con el fin de reforzar actividades de seguridad y contra huachicoleo

ABIERTO DEBATE

Ángel Pacheco

p11-militaresLa Ley de Seguridad Interior, promulgada el pasado 21 de diciembre por el Gobierno de la República, dividió las opiniones entre diversos sectores de la población; sin embargo, en la región de Tulancingo la presencia de elementos del Ejército Mexicano en las calles fue constante desde el pasado 2017.

Cabe recordar que en la región Tulancingo, específicamente en los municipios de Santiago Tulantepec y Cuautepec de Hinojosa, incrementó el robo de combustibles en ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex), por lo que autoridades locales y estatales solicitaron la presencia de elementos del Ejército para apoyar las labores de Seguridad Pública.

La presencia militar también fue reforzada debido a los enfrentamientos armados que se han tenido en la zona por el citado robo de hidrocarburos.

Entrevistado al respecto en su momento el presidente del Colegio de Abogados del Estado de Hidalgo en la región, José Alfredo Cruz León, señaló que apoyaban esta determinación de llevar al Ejército a las calles.

El abogado argumentó que esta ley, promulgada el pasado mes de diciembre, venía a regularizar una situación que de facto ya se estaba haciendo en diferentes partes del país, incluida la región de Tulancingo, Cuautepec y Santiago Tulantepec.

“Debido al alto índice de delincuencia que azota al país es necesaria la puesta en marcha de esta ley, además de que los cuerpos del Ejército están muy bien preparados y mejor armados y considero que siempre respetan los derechos humanos”, expresó el jurista.

Lo anterior debido, dijo, a que en diferentes ocasiones la preparación y capacitación de las Policías Municipales ha quedado en entredicho, al ser rebasadas por el crimen; sin embargo, explicó que la presencia no debe ser permanente y debe mejorar la preparación de los efectivos municipales.

“Ojalá que las corporaciones se preocupen por capacitar mejor a su personal, en tanto la presencia de los militares es necesaria para hacer frente a la delincuencia”, estimó Cruz León.

 

POSICIONES. Cabe señalar que en la región los sitios con mayor presencia militar son Cuautepec y Santiago Tulantepec, respectivamente, situación que es bienvenida por los actuales directores de las corporaciones de Seguridad Pública en ambas demarcaciones.

“Hemos trabajado adecuadamente y coordinados con ellos (el Ejército) desde febrero de 2017 a la fecha, nos apoyan sobre todo en este municipio a combatir el robo de hidrocarburo”, reconoció el teniente, de formación militar, Guillermo Francisco Guzmán, quien es director de Seguridad Pública de Cuautepec y anteriormente de Singuilucan.

Ponderó que la presencia del Ejército, así como de elementos del estado a través de los recorridos y patrullajes, inhibe la actividad delictiva, no sólo del robo de combustibles sino de otros delitos comunes en la región.

Guillermo Guzmán estimó que los índices delincuenciales bajaron además con la presencia del Mando Coordinado, pero aún más con el refuerzo de los elementos del Ejército Mexicano, e incluso adelantó que la presencia se prolongará por al  menos los siguientes 12 meses.

 

VOCES. Por su parte, Alejandro Rosales Valdivia, director de Seguridad Pública en Tulantepec, estimó que la presencia del Ejército es buena aunque, sin especificar tiempos, reconoció que lleva menos de 10 meses en la zona.

“La población ha notado la presencia de los soldados y el apoyo a los diferentes operativos que emprendemos entre las policías municipal y estatal, eso repercute de manera directa en los índices delictivos, no sólo de robo de hidrocarburos, que es su principal objetivo”, puntualizó el funcionario.

Ambos servidores coincidieron en que la presencia apoya las labores de Seguridad Pública, aunque el motivo que derivó en que estén patrullando es el robo de combustibles.

Las opiniones van en ese sentido, como lo expresó en su momento el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) Tulancingo, Eulalio Márquez, al calificarlo como necesario para mejorar las actividades económicas de la región.

“Hemos solicitado la intervención del estado, directamente a la Secretaría de Seguridad Pública de Hidalgo y mi opinión como presidente de la Canacintra es que la presencia de militares ha venido a bajar la inseguridad en la región”.

 

PERO… Sin embargo, la opinión de otro amplio sector de la población considera que la presencia de los soldados genera una imagen de que las cosas están mal en materia de seguridad.

“El lugar del Ejército es en los cuarteles pues no estamos en guerra, su trabajo es defender al país de amenazas extranjeras o apoyar en los desastres naturales y no es el caso, en diversas ocasiones han señalado al Ejército por incurrir en actos excesivos y violatorios de los derechos humanos, no estoy de acuerdo con su presencia en las calles del país”, declaró David Castelán, de 55 años de edad, y quien funge como delegado de la colonia El Paraíso, en Tulancingo, detenido por policías municipales durante una protesta social en 2012.

DATOS:

FASES

Actualmente la llamada Ley de Seguridad Interior es revisada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), a fin de determinar su constitucionalidad o no, para su puesta en marcha a escala nacional.

 

RENUENCIA

En algunas entidades federativas, como Sinaloa, grupos de abogados apuestan por amparos masivos en contra de la referida ley con el fin de que no sea implementada, pues señalaron que los militares no están preparados para tomar las calles e interactuar con la población civil y al hacerlo cometen demasiados abusos y atropellos.

 

NECESIDADES

Es un hecho además que las entidades federativas del país requieren formar a 115 mil 943 nuevos elementos para alcanzar el estándar mínimo establecido por el denominado Modelo Óptimo de la Función Policial, que es de 1.8 policías por cada mil habitantes, situación que prevalece en todas las regiones de México.

 

INSUFICIENCIAS

Sólo seis de las 39 academias e Institutos de Formación Policial cumplen con los 12 rubros requeridos: aulas suficientes para matrícula, sala de juicios orales, comedor, cocina, dormitorios suficientes para alumnos de pernocta, pista de prueba física, sala con equipo audiovisual, servicio médico, estand de tiro, área de entrenamiento y pista de práctica vehicular.