Reportes

Juan José Herrera

Juan José HerreraPrevalecen en el territorio estatal incertidumbres ligadas al tema del transporte, ante inoperancias y deslices cometidos por las autoridades que encabeza Rufino León, titular de la Semot.

La más reciente aprobación al aumento en las tarifas de colectivas y taxis también puso sobre la mesa una serie de conflictos que el experto en movilidad no logra solventar, pese a discursos, boletines y desmentidos relativos al rubro.

Las muestras son diversas, independientemente de los problemas fuera de la capital hidalguense, donde hay evidencias de “reinados” y grupos que ostentan desde hace mucho el control, pues también es cierto que en determinados momentos, sobre todo electorales, estos gremios son utilizados con fines políticos a los que suelen ir las concesiones del transporte público como pago, pero sólo para unos cuantos.

El caso más vigente y preocupante puede observarse en el sitio establecido, según se dice por los propios taxistas sin ningún permiso, en inmediaciones de la Central de Autobuses, el único paradero de Pachuca no regulado, pero sí operante con diversos excesos.

Desde este lugar, quienes tienen la desgracia de llegar del interior de la entidad y muchas veces sin condiciones económicas adecuadas pagan las consecuencias, pues; por ejemplo, un viaje al centro puede costar entre 60 y 70 pesos, dependiendo del humor de los choferes; también hay reportes de otros abusos que superan los 100 pesos a otros destinos donde (según el mentado tarifario) no deberían cobrarse en más de 40 pesos.

Varios de estos transportistas no tienen a la vista las tarifas que según la propia dependencia estatal, mediante revisiones y operativos especiales, es obligatorio portar y para lo cual hay además supuestas sanciones.

Fuentes del mismo sector coinciden en señalar la existencia, desde hace mucho, de una verdadera mafia que tocaría no sólo a representantes de la Semot, sino además a líderes, entre ellos un tal Chabelo y Eleno, e incluso a mandos policiales de Seguridad Pública local.

Como un dato para comparar las anomalías basta decir que el sitio con la mayor cantidad de unidades registradas, incluyendo licencias y tarjetones de circulación, es el de Plaza Galerías, donde incluso se han reportado casos de personas que pierden celulares o demás artículos y los recuperan gracias a esta efectiva verificación, situación que no se ha querido o podido extender hacia otros lugares.

Podría la Semot argumentar que lo señalado es incorrecto, pero las voces de los afectados, que no son pocos, están ahí y sí, no siempre terminan en las denuncias correspondientes, tal vez porque la confianza en sus autoridades sigue a la baja y los costos del pasaje al alza, además del pésimo servicio.

 

      Twitter: @juanjo_herrerap