Rechaza empresa acceder a las peticiones de pobladores

 

– Impiden habitantes que el gasoducto Tula-Valle de Reyes pase por su colonia

– Representantes de la firma trasnacional pidieron una prórroga; análisis

CASO TRANSCANADA

 

Ángel Hernández

p10-gasoductoNegó la empresa TransCanada cumplir las peticiones de la comunidad Iturbe, localizada en Tula de Allende, para que la localidad acepte que el gasoducto Tula-Valle de Reyes de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) pase por su territorio, por lo cual una comitiva nombrada por el pueblo negó los permisos.

Ante este escenario, Verónica Esquivel y Julio Pérez, representantes de la firma trasnacional, pidieron una prórroga para plantear las peticiones de los colonos ante sus superiores y acordaron reunirse en dos semanas para decidir el futuro del paso del gasoducto por la colonia Iturbe.

Incluso cuando desde el primer momento, los enviados de TransCanada dejaron claro que no están obligados a donar a la comunidad las 4 hectáreas de terreno que quiere la asamblea, ambos representantes confiaron en que se llegará a un buen acuerdo entre las partes.

Verónica Esquivel dijo, entre líneas, que en vista de que la compañía que representa cumplió con todos los permisos federales, estatales y municipales que les requirieron además de realizar la compraventa de los terrenos por donde cruzan los ductos, por lo que ya no es obligación de ellos darle beneficios a la colonia, porque ya se los dieron a quienes vendieron sus terrenos.

Leocadio Rodríguez, integrante de la comitiva de colonos, reconoció que los comuneros del ejido de Tula fueron los que no tomaron en cuenta a los residentes del lugar, pero aún así aseveró que TransCanada debe dejar algún beneficio, visión que comparten el resto de representantes, “de lo contrario, se tendrán que marchar con sus ductos”; insistieron en que significan un peligro.

TransCanada sostuvo que no se corre ningún riesgo y solicitó que se les permita presidir una reunión para disipar todas las dudas de la gente.