¿Los estertores de Pepe?

Alberto Witvrun

 

Alberto WitvrunJosé Guadarrama Márquez pudo pasar a la historia si hubiera hecho ganar a la oposición la gubernatura de Hidalgo en 1999, pero se arrepintió y se quedó en el “tricolor”, luego de que en doble negociación con los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y de la Revolución Democrática (PRD) amenazó al primero con desertar si no le daba para su Frente Democrático Hidalguense (FDH) siete candidaturas a diputados locales, mientras a la perredista pidió la mitad de las 18 candidaturas para apoyar al candidato a gobernador Miguel Ángel Granados Chapa.

En noviembre de 1998 había perdido la elección interna del PRI con Manuel Ángel Núñez Soto y se dijo víctima de fraude operado por el gobernador Jesús Murillo Karam, que no terminó su mandato debido al conflicto; ya en la definición de candidaturas a diputados endureció su postura con la dirigencia priista, para mediante chantaje tener posiciones en la 57 Legislatura.

Para ello utilizó al PRD, al que ofertó llevarle 100 mil votos que le daban posibilidad a la coalición con el PT de ganar la gubernatura, pero al lograr seis candidaturas del PRI, dejó esperando al delegado nacional del PRD, el chiapaneco César Chávez, encargado de concretar la negociación.

José Guadarrama se quedó con cinco diputaciones al alinearse Medardo Becerril con el gobernador Núñez Soto y fue hasta el 2002 cuando ingresó al PRD por invitación de Luciano Cornejo, sin la fuerza que pudo cambiar la historia, pero con experiencia para apoderarse del PRD desplazando a sus fundadores, conseguir una senaduría en 2006 y ser postulado candidato a gobernador.

Ahora, desplazado por un bloque netamente perredista, que le arrebató la dirigencia estatal y puede hacer lo mismo con la candidatura al senado, José Guadarrama acude desesperado a los órganos internos del PRD para impugnar la elección de Héctor Chávez Ruiz y para anular la precandidatura de Manuel Hernández Badillo, medidas que parecen estertores políticos; aunque no se le puede dar por muerto.

 

  Twitter: @Tlacuacherias