El tiempo, el implacable tiempo

David Colmenares

David Colmenares Ya pasaron dos meses en que debió haberse electo al Auditor Superior de la Federación, e igual el tiempo para que haya tomado posesión el 1 de enero.  Sin embargo, no ha sucedido lo anterior y en este tiempo se presentó el Programa Anual de Auditorias para la Cuenta Pública 2017, esta semana se presentó a la Comisión de Vigilancia la tercera parte del Informe de Resultados de la Cuenta Pública 2016, así como el Informe definitivo. Ya los auditores se preparan para entrar en acción, particularmente los que van a estados y municipios, espacio donde se realizó más del 72 por ciento de las auditorias en 2016.

El gasto federalizado representa la tercera parte del presupuesto, incluyendo el no programable como las participaciones,  y hoy ya no sólo se continúa auditando la parte condicionada del mismo, a saber las aportaciones del Ramo 33, capítulo V de la Ley de Coordinación Fiscal, los subsidios como el seguro popular, los convenios de descentralización y reasignación, y la parte federalizada del Ramo 23, como el FONDEN y el FEIEF, que es el Fondo de Estabilización para cubrir la reducción de las participaciones en relación a lo programado, que se fondearon con los excedentes petroleros desde 2006 de acuerdo a la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria.

Como se sabe el Fondo General de Participaciones pagado a los estados, debe participarse por lo menos el 20 por ciento a los municipios, cosa que no siempre sucede, lo cual es una violación a la Ley de Coordinación Fiscal y debe ser observado por la Auditoria Superior de la Federación, ya que audita las participaciones.

Es conocido que cada estado tiene, aprobada por su Congreso local una fórmula para distribuirlas a los municipios, formulas diferentes entre sí, lo cual ha permitido opacidad, el jineteo de recursos por los gobiernos estatales e incluso el pago incompleto de las mismas, como señala la Ley. Es una tarea de la ASF verificar que se cumpla con transparencia y claridad con lo establecido en su propia legislación.

Claro mientras no se concluya con el nombramiento del Auditor Superior, en cuya terna participo, más riesgos hay de que el proceso se alargue al infinito y las acciones para fortalecerla se retrasen. Lo mismo si se intenta sustituir la terna aprobada, lo que jurídicamente es inviable.

 

Twitter: @davidcparamo