Blindaje

Andrés Torres Aguirre

Andres Torres Aguirre Las acciones y obras del gobierno estatal y los programas sociales del gobierno federal no sufrirán gran cambio respecto a su desarrollo y entrega. La medida ya fue anunciada por las autoridades en relación con el proceso electoral ya en marcha.

Los programas sociales de Prospera, cuyo objetivo es atender a población más vulnerable del país, tendrán un blindaje histórico en época electoral.

Bajo una estricta supervisión serán adelantadas las entregas del apoyo en los casos que así sea posible, para que las familias que reciben estos beneficios cuenten con ellos en tiempo y forma.

Por su parte, el gobierno del estado de Hidalgo, a través de la secretaria de Finanzas, Jessica Blancas, anunció que no serán suspendidas obras y acciones durante los próximos meses en los que se desarrollará el proceso electoral para renovar la Presidencia de la República, el Senado, la Cámara Baja y el Congreso local.

La medida corresponde a las adecuaciones a las leyes electorales del país, cada vez más estrictas y amplias en las que se prevén situaciones que pudieran interpretarse con el apoyo del gobierno federal o estatal a un candidato o partido.

Cierto que México es uno de los países que más gasta en sus elecciones pero ello es en función del complejo sistema de vigilancia para garantizar a los ciudadanos no sólo su derecho al voto sino el respeto a su voluntad.

En elecciones pasadas los gobiernos suspendían su trabajo, así como la entrega de programas sociales, para no incurrir en sospechas o señalamientos -incluso de esta manera se presentaban- de desvíos para favorecer a algún candidato. Son los partidos políticos quienes, a través de sus diputados, impulsan adecuaciones y reformas electorales, son los institutos políticos que al paso del tiempo, y de las derrotas, que aprendieron dónde poner los acentos a las reglas de cada elección.

La autonomía del Instituto Nacional Electoral (INE) es el resultado de muchos años de ensayo-error en la democracia mexicana; al paso de cada elección hay nuevas materias a fiscalizar, lo que hace del proceso electoral una gigantesca mole que se sostiene sobre el presupuesto público y que de seguir en esa dinámica será imposible de manejar.

Con visión de futuro, la decisión de no interrumpir el trabajo del gobierno en épocas electorales va en concordancia con las disposiciones modernizadas para la elección, hay suficientes mecanismos de control, candados y recursos disponibles para señalar presuntas irregularidades. La elección debe avanzar sin obstaculizar la vida de la sociedad mexicana.

 

  Twitter: @bamtorre

@vocales_radio