A modo la huelga, estima la Secretaría de Gobierno

-Señaló Simón Vargas que conflictos son entre trabajadores y sus patrones

-Además ninguna ley obliga a otorgarle a la UAEH recursos extraordinarios

CONTINÚA PARO

Alberto Quintana

p4-simonAfirmó el titular de la Secretaría de Gobierno, Simón Vargas Aguilar, en conferencia de prensa que no existe disposición alguna en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos ni en la Ley Federal del Trabajo, que establezca la obligación de la participación del gobierno federal o estatal en la solución de demandas sindicales, como expresa la autoridad universitaria.

Reiteró que gobiernos federal y estatal cumplieron con las obligaciones convenidas, además, el rector de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), Adolfo Pontigo, insistió que el pago de vales de despensa es el motivo para el estallamiento de la huelga.

Consideró que esta falla en su planeación muestra que la UAEH incumple obligaciones como organismo autónomo y patrón, afectando el entorno educativo, económico y social de las familias hidalguenses.

Los recursos extraordinarios no son obligación; sin embargo, el gobernador Omar Fayad muestra su plena disposición para apoyar en la medida de las posibilidades ­financieras del gobierno estatal, por lo que hizo una oferta que la misma autoridad universitaria, en su calidad de patrón, rechazó. Con relación a los enlaces electrónicos: www.asf.gob.mx y https://web.aseh.gob.mx/pdf/indice-rendicion-de-cuentas/archivo/8/3/0 las autoridades universitarias tratan de justifi­car el cumplimiento de obligaciones de transparencia y rendición de cuentas, pero cabe señalar que no son equivalentes a un dictamen de auditoría.

El rector y los dirigentes sindicales reiteradamente señalan que no existe desacuerdo, no se justifi­ca el estallamiento de huelga, que es un medio de presión de trabajadores hacia el patrón, para mejorar condiciones laborales.

Lo que evidencia que la huelga es utilizada como mecanismo para la obtención de recursos extraordinarios, que no previó la propia autoridad universitaria, al evadir y carecer de reorientación de recursos propios.

El gobierno de Hidalgo reiteró su respaldo a los trabajadores académicos y administrativos, así como a autoridades universitarias y de manera especial a estudiantes y sus familias, quienes día a día se esfuerzan por contar con una educación de calidad.