YOLANDA TELLERÍA

Sumó la alcaldesa de Pachuca a su página de errores uno más desde el momento en que pretendió aprovechar un tema por demás populista, como la proyección de una caricatura, sin consultar primero los aspectos legales. Por suerte para ella y el ayuntamiento que dirige frenó dicha disposición antes de que el asunto tuviera consecuencias. Cierto es que no se puede gobernar mediante ocurrencias.