LIDIA GARCÍA ANAYA

La lideresa del personal académico de la UAEH aprovecha cualquier coyuntura para darse a conocer y, de paso, para promocionarse, más ahora que la suerte y los tejemanejes de su patrón la colocaron en una candidatura. Lo que no está nada bien es la presión hacia sus representados para que acudan a mítines que nada tienen que ver con las cuestiones universitarias.