Abraham Mendoza, aprender a mentir

Alberto Witvrun

 El doctor Abraham Mendoza Zenteno, que durante tres décadas tuvo una limpia trayectoria política, mostró que las coyunturas y circunstancias enseñan a mentir y a negar lo evidente, al aceptar órdenes dictadas desde la dirección central del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), que obedecen a intereses particulares, no al proyecto de Andrés Manuel López Obrador.

Mendoza Zenteno sostiene que no hay división en Morena, minimiza inconformidades, argumenta, fue porque no se les favoreció con una candidatura, obviamente defendió la decisión de la Comisión Nacional del Elecciones (CNE) que atendió los acuerdos poco claros de Yeidckol Polevnsky, Gabriel García y Gerardo Sosa, bajo el concepto de que el Clan Universitario tiene “lana y estructura”, porque nunca aplicaron encuestas.

Más tardó en hacer esas declaraciones que su dicho desmentido con la impugnación de 14 de 18 candidaturas a diputados locales, aunque sin importar el resultado que tengan en los tribunales los procedimientos de los morenistas que sienten vulnerados sus derechos políticos, no tardan en asegurar que los inconformes están obedeciendo a intereses ajenos.

Como se quiera ver, pero hay una fractura importante para Morena porque el Clan Universitario está repitiendo candidatos que ya jugaron con otros colores; es decir, por otros partidos con experiencias perdedoras; es decir, no son buenos productos electorales y ahora tendrán en contra a un sector del morenismo, que en buena medida proviene del perredismo, donde son expertos en las contracampañas.

Lo lamentable en todo este conflicto es que un hombre con trayectoria limpia, de lucha permanente y formación progresista como Abraham Mendoza Zenteno, empiece a pervertirse y doblegarse a intereses nada sanos, ni siquiera de un grupo, sino de un oscuro acuerdo que se antepone a los intereses de un partido a cuyo barco estas acciones le hacen orificios que pueden provocar que se hunda en los siguientes dos meses.

 

Twitter: @Tlacuacherias