Evidentes molestias de docentes ante raquítico aumento al salario

-Reclamaron al líder del SNTE en Hidalgo su tibia postura en detrimento

-Pues ya no alcanza para cubrir la realidad que viven frente a las aulas

LUEGO DE ANUNCIOS

Adalid Vera

Inconformes se mostraron algunos profesores con el aumento salarial que esta misma semana otorgó el gobierno federal, a través de la Secretaría de Educación Pública federal (SEP), al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

Tras varios meses de análisis la SEP aprobó el Pliego Petitorio de Demandas 2018 con menos incremento que el solicitado. El aumento se aplicó de manera generalizada para todos los docentes de México, agremiados al sindicato.

Personal docente de educación básica logró un aumento salarial del 3.4 por ciento, del 1 por ciento en fortalecimiento y 1.7 en demás prestaciones.

Para el personal no docente y de apoyo y asistencia a la educación media superior y superior se aprobó el 3.4 por ciento al sueldo, 9.7 por ciento de la Compensación por Actuación y Productividad (CAP) y del 11 por ciento a Eficiencia en el Trabajo (ET). Mientras que personal de apoyo y asistencia a la educación tendrá incremento del 3.4 por ciento en sueldo, del .5 por ciento para fortalecimiento y del 1.7 en prestaciones.

Luis Enrique Morales Acosta, secretario general de la Sección XV del SNTE, se mostró satisfecho con las prestaciones; sin embargo, un sector del magisterio aprovechó el perfil de Facebook del dirigente para externar su rechazo.

Varios mensajes reprocharon el raquítico aumento otorgado a los profesores, al considerar que ese 3.4 por ciento de aumento al sueldo no representa la realidad del trabajo diario en el aula.

“Qué pena que los dirigentes sindicales hablen de derechos laborales cuando en realidad el sindicato deja perder lo más preciado: la jubilación a partir de una clave de base”, dice uno de los mensajes.

“…Para que den un aumento de 3.4 cuando el maestro frente a grupo es el que trabaja, llueva o truene, haga frío, a veces sin comer porque no alcanza con su aumento. Mientras nuestros dirigentes traen camionetas del año…”, escribió otra profesora.