PRI: golpes bajos

Carlos Camacho

Al interior del Partido Revolucionario Institucional (PRI) hay quienes no creen en que su partido salga airoso de los comicios del primero de julio y han tomado una actitud de sólo apoyar a quienes consideran que deben ganar “su elección”, sea de senador, de diputado federal o de diputado local.

Para la elección presidencial parecen estar resignados de un resultado adverso.

Resulta sorprendente que mientras unos hacen labor para impulsar a todos sus candidatos (a presidente, senadores, diputados federales y locales) para ganar el mayor número de espacios el primero de julio, otros hacen una especie de contracampaña y sólo se enfocan en aquellos con quienes tienen algún interés común.

Personajes conocidos en el “tricolor” lanzan acusaciones y prometen que harán todo para que los candidatos al senado (Nuvia Mayorga y Alejandro González) no ganen la elección, al considerar que no sin dignos representantes del PRI o que en algún momento de sus vidas políticas se cruzaron sus caminos y dejaron amargas experiencias.

Lo mismo ocurre para el caso de los candidatos a diputados federales, en particular para los casos de Ixmiquilpan, Actopan y Pachuca, donde por un lado se llama a voto “lineal” en favor de todos los candidatos del PRI y sus aliados, pero al mismo tiempo también se promueve un voto diferenciado para favorecer a algunos candidatos en específico.

A quienes coordinan a las estructuras o tienen una tarea específica en los respectivos equipos de campaña ahora se les llama “coroneles” y “coronelas”, y son esos personajes quienes dan línea a las bases para que promuevan el voto para un candidato en específico y no lo hagan por otros, aunque sean de su mismo partido.

La confusión se convierte en un ingrediente que provoca este tipo de acciones que en nada ayudan al “tricolor”.

 

  [email protected]