Algunos reclamos son incoherentes

Milton Cortés
Grupos antagónicos de trabajadores del volante que se manifestaron ante el ayuntamiento de Pachuca, afirmaron que no existe coherencia en sus demandas, pues recaen en ellos infinidad de quejas de usuarios.
Explicaron que si bien es cierto que existe persecución por parte de algunos elementos de policía de Pachuca, quienes exigen cuotas a transportistas para trabajar en diversos puntos de la ciudad, agrupaciones de taxistas se rigen bajo sus propios lineamientos.
Esa forma de trabajar, según lo que explicaron, contraviene disposiciones de la Secretaría de Movilidad y Transporte del estado (Semot), pues no se cumple con lo estipulado en la ley del transporte y obliga a choferes a tener responsabilidades y obligaciones.
Determinaron que todos los ciudadanos tienen necesidad y facultad de manifestar sus inconformidades cuando sus derechos son violentados o consideren que se falta a sus garantías; sin embargo, advirtieron que deben ser coherentes.
“Dentro del gremio existen demasiados grupos y no todos trabajamos con honestidad debida y qué mal que muchos de los compañeros que se manifestaron se caractericen por ofrecer servicios bastante malos”.
Agregaron que siempre será importante que no exista “cacería de brujas” en contra de taxistas, al especificar que no todos ofrecen servicios deficientes, sino que hay quienes se apegan a la legalidad y ofrecen calidad.