Desafíos globales

La Estrategia Mundial de Salud de las Mujeres y los Niños acepta el desafío, de mejorar el escenario de estos sectores, de manera frontal y para ello ha establecido las áreas fundamentales donde se requieren medidas urgentes para mejorar la financiación, fortalecer las políticas y mejorar la prestación de servicios.

Esas son las siguientes: Apoyo a los planes de salud dirigidos por los países y apoyados mediante una inversión mayor, predecible y sostenible.

Integración de la prestación de servicios sanitarios y las intervenciones que salvan vidas para dar acceso a las mujeres y sus hijos a la prevención, el tratamiento y la asistencia cuándo y dónde los necesiten.

Fortalecimiento de los sistemas de salud para que cuenten con suficiente personal sanitario bien preparado.

Introducción de planteamientos innovadores en la financiación, el desarrollo de productos y la prestación eficiente de servicios de salud.

Mejora del monitoreo y la evaluación para lograr la responsabilización de todas las partes interesadas en los resultados. Agradezco a los numerosos gobiernos, organizaciones internacionales y no gubernamentales, empresas, fundaciones, grupos de personas interesadas y promotores que han contribuido a formular la Estrategia Mundial.

Remarca la ONU que este es tan solo el primer paso porque: “Está en nuestras manos lograr una diferencia concreta gracias a este plan”.

En documento oficial, Ban Ki-moon, secretario general de las Naciones Unidas, menciona: “Pido a todos que desempeñen la parte que les corresponde. El éxito llegará cuando centremos nuestra atención y recursos en las personas y no en sus enfermedades; en la salud y no en la enfermedad. Con las políticas correctas, una financiación suficiente y distribuida equitativamente y la resolución infatigable de llevarlas a quienes más lo necesitan podemos y lograremos cambiar para mejor la vida de las generaciones actuales y futuras”.

BASES. Las condiciones en que las mujeres y los niños nacen, crecen, viven y trabajan ejercen un efecto importante en su salud. Las iniciativas para mejorar la salud tienen que vincularse estrechamente con las que pretenden combatir la pobreza y la desnutrición. (Redacción)