Reconoce a entidad por Programa de Contingencias Ambientales

CAME

Hidalgo es una de las tres entidades del país que cuentan con un Programa de Contingencias Ambientales Atmosféricas, mismo que recibió un reconocimiento de la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAME).

En este contexto, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales de Hidalgo (Semarnath) emite diariamente el reporte de calidad del aire de la zona metropolitana de Pachuca para informar a la población sobre los niveles de contaminación del aire que respira.

Cuando la calidad del aire es buena: se puede realizar cualquier actividad al aire libre; regular, limitan acciones para las personas vulnerables (es decir, sensibles a la contaminación: como los adultos mayores, gente con enfermedades respiratorias y/o cardiovasculares y embarazadas, deben permanecer en interiores; y en caso de registrar mala calidad se debe restringir cualquier actividad en espacios abiertos).

De acuerdo con los límites máximos permisibles de contaminantes en aire ambiente establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las normas oficiales mexicanas (NOM), la calidad del aire es buena cuando se registran valores de concentración 0 a 50 microgramos por metro cubico de partículas contaminantes menores a diez micrómetros (PM10), que son emitidas por la combustión de gasolina, diesel, gas LP, leña, entre otros.

Además de que los valores de ozono en el aire deben estar por debajo de 0.051 partes por millón, este último contaminante secundario se genera por la quema de combustibles, manejo de solventes, entre otros y alta radiación solar.

En caso de registrar niveles mayores a 75 PM10 en ambas estaciones durante más de tres horas la calidad del aire se considera mala y se activa la Fase 1 del Programa de Contingencias Ambientales, solo si las circunstancias meteorológicas no son favorables para la dispersión de los contaminantes.

De acuerdo con el Programa de Contingencias Ambientales Atmosféricas para la Zona Metropolitana de Pachuca activar una contingencia ambiental por mala calidad del aire implica restringir las actividades productivas y de servicios, incluidas las actividades cotidianas de la población, por lo que además de tratarse de un problema de salud pública, también lo es de carácter socioeconómico.

Es un derecho de la ciudadanía conocer los niveles de calidad del aire y una obligación legal de la dependencia difundir las mediciones que se realizan desde las dos estaciones de monitoreo ambiental ubicadas en el Jardín del Maestro y el museo El Rehilete.

El objetivo es cuidar la salud de las familias hidalguenses, con información oportuna, seria y responsable que advierta a la población sobre los contaminantes existentes en el aire ya su vez generar consciencia. (Alberto Quintana)