Aclara Pérez postura de la junta respecto a exigencias

-Indicó presidenta en el Congreso local que en ningún momento se vulneran los derechos de los legisladores, con respecto al tema del Morena

SIGUE CONTROVERSIA

Jocelyn Andrade

La Junta de Gobierno del Congreso local no desconoce en ningún momento la figura del presidente del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), afirmó la presidenta de la misma, María Luisa Pérez Perusquía, en respuesta al planteamiento de los autonombrados integrantes de ese grupo parlamentario el pasado martes.

Recordó que los seis integrantes de la Legislatura que dejaron sus respectivas bancadas y solicitaron integrar una nueva con Morena, ingresaron un documento a la Junta de Gobierno, que se contestó con sustento porque no se les reconocía el nuevo grupo legislativo que pretendían conformar, pues según la Ley Orgánica del Poder Legislativo los tiempos para hacerlo vencen antes de la sesión de instalación.

Asimismo hubo una controversia por quien ostentó la representación del partido desde el inicio de las actividades de la LXIII Legislatura, Efrén Salazar Pérez, quien exigió su derecho de permanecer como representante partidario, al ser el único diputado que llegó por ese instituto político y por otro lado un escrito de Abraham Mendoza Zenteno, donde se solicitaba que Jorge Miguel García Vázquez fuera quien formara parte como coordinador de la “bancada”.

Aclaró que el documento ingresado por el presidente de Morena no tenía ningún sustento jurídico, por ello la Junta de Gobierno determinó no avalar el cambio de representante.

Sin embargo, los seis legisladores ingresaron un nuevo documento donde exigieron el reconocimiento del presidente de partido para Mendoza Zenteno, lo cual dijo, no tiene nada que ver con la negativa de la conformación de bancada o con no otorgarle a García Vázquez la representación, pues estos hechos fueron con sustento legal.

Agregó que los seis diputados tienen voz y voto como independientes y Morena cuenta con su integrante de la Junta de la Gobierno en la persona de Salazar Pérez, por lo cual en ningún momento se transgredieron los derechos de ninguno.