El reloj avanza

Andrés Torres Aguirre

Los partidos políticos que luchan por ganar las preferencias en estas elecciones implantaron ya sus nuevas estrategias, de cara a lo que es la recta final de una campaña que se ha hecho especialmente larga porque en sus dos primeras fases no hubo el eco que esperaban.

El PRI y sus aliados, lo anunciábamos en entregas anteriores de las Vocales, esgrimen el argumento de que su candidato ya se posicionó firme en el segundo lugar de las preferencias.

Discurso o no, el PRI reporta un crecimiento en cuanto a simpatizantes y estructura en la Ciudad de México, fuerza que aún no les da suficiente impulso para ganar, pero sí para dar la batalla en tres demarcaciones.

Como nunca, los diputados federales priistas están volcados en sus distritos apoyando la causa y filtran insistentemente que el candidato “tricolor” a la Presidencia de México tendrá un cierre de esos que en las carreras de caballos denominan “photo finish”.

Enfrente, los simpatizantes de Morena, encabezados por su candidato, dedican gran parte de su tiempo y discursos a “desmentir, advertir y acusar” sobre las supuestas triquiñuelas que sus enemigos les preparan.

Los candidatos de Morena no se dan cuenta que poco hablan de ellos y sus proyectos y sí mucho de sus adversarios electorales y de las autoridades surgidas de expresiones diferentes.

La estrategia de Morena podría resumirse como la estrategia del “zafo”, en alusión a la expresión infantil que se gritaba cuando uno no quería entrarle al juego, la competencia o la tarea.

Restan menos de 30 días de campañas y otra de las estrategias “tricolores” ya se cumplió: volver esta elección un asunto de dos candidatos. La coalición que propone Acción Nacional, el de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano dejó de ser un tema serio para los medios de información, lo cual refleja que muy poco interés hay del electorado.

Los priistas además dicen a la población que si los indecisos se suman a su proyecto ganarán la elección del 1 de julio y ya existe en apoyo a esa teoría una campaña para bajarle al candidato de Morena todos los votos posibles, con ayuda de spots dramatizados donde se magnifican sus negativos.

Al respecto Morena responde con el mismo argumento: “vamos arriba en las encuestas”.

Vamos a ver quién consigue su objetivo, ya sólo faltan pocas semanas.

 

  Twitter: @bamtorre

@vocales_radio