MOISÉS RAMÍREZ

Al alcalde de Tepeji le siguen “saliendo los tiros por la culata” y es que no basta con conformar equipos de trabajo con conocidos, amistades o compadrazgos, sino con gente profesional que sepa hacer su chamba. Así pues fue evidente el desliz que su personal de Reglamentos cometió en su nombre, al negar permisos para un acto de “libertad de expresión”.