Manotazo

Andrés Torres Aguirre

Los recientes cambios en la Secretaría del Transporte pueden verse desde varios ángulos: una tarea que no se cumplió en tiempo y forma; el no cumplimiento cabal de la responsabilidad de funcionarios públicos; la politización del servicio a concesionarios, entre otros.

La salida de Rufino León de la Secretaría de Transporte y Movilidad es la primera que se da en el gabinete del gobernador, Omar Fayad, por deficiencias en las tareas que le fueron encomendadas. Antes habían dejado el gabinete Sayonara Vargas, titular de la Secretaría de Educación, para ser candidata a diputada federal, mismo caso de Citlalli Jaramillo en la Secretaría de la Contraloría.

Uno de los temas más importantes que el exsecretario de Transporte no pudo atender como se esperaba, fue el de la conciliación entre asociaciones en diferentes regiones, que históricamente son antagónicas porque persiguen los mismos intereses.

Un factor del que poco se habló en torno al transporte hidalguense, y es un asunto de seguridad, es la presencia de personas y grupos ligados a la delincuencia. Estos tienen identificadas a las rutas, así como a los concesionarios, como potenciales fuentes de ingresos que a través de sus ilícitos les pueden reportar dividendos.

Venta de combustible, vehículos y refacciones robadas, extorsiones, amenazas de secuestro son, entre otros, los problemas con los que el gremio del transporte tiene que luchar todos los días, además de la presencia de líderes de diferentes expresiones políticas que también quieren su parte del negocio.

Por si no fuera este un asunto complicado, el extitular del Transporte en Hidalgo trajo consigo a un equipo de incondicionales conocedores del sistema operativo, pues trabajaron juntos en la Ciudad de México, pero no del entorno estatal ni de la situación de los concesionarios locales.

Además de ser conocidos por sus fiestas y excesos en el uso de equipo y vehículos utilitarios, los operadores cercanos a León Tovar poco aportaron al trabajo efectivo, hasta el punto de ser identificados únicamente por esos episodios, no por sus resultados.

Hay un déficit en el transporte estatal eso está claro, ello sirve para dar un ejemplo a los miembros del gabinete. Quienes no cumplan con su encomienda, serán requeridos y, en su caso, invitados a presentar su renuncia.

 

  Twitter: @bamtorre

@vocales_radio