GRILLERÍAS

CICLOS

 Como un ejercicio inédito, ayer cerró el ciclo de debates, entre los aspirantes al Senado de la República, lo cual muchos refieren es sin duda algo que abona a la construcción de la tan anhelada democracia. Paso a paso. 

 MIRE USTED

Grillitos opositores a la instalación de parquímetros en Pachuca remarcan que no habrá diálogo con la presidencia municipal, si mantiene la postura de extenderlos a más colonias de la ciudad.
Externaron que la oposición a la instalación de los medidores de tiempo para estacionamiento crece de manera paulatina, ya que no sólo son los residentes de la colonia Periodistas, Avenida Juárez o Revolución, sino que a ellos se suman los de otras calles del centro de la ciudad, como Arista. Argumentaron que la alcaldía poca flexibilidad ha tenido para entablar una mesa de negociación cordial, en la que se escuchen y valoren los postulados de quienes no aprueban este programa, situación que por consiguiente desencadena mayor indignación entre la sociedad. Muestran su descontento por la operación de la empresa Movipark porque no realiza un trabajo transparente, muestra de ello es que abundan las quejas por multas mal aplicadas.


 CHASCARRILLO

Sostuvieron los grillitos que quien “se llevó” el debate entre candidatos a diputados locales por el Distrito XIV, con cabecera en Tula, fue Ricardo Baptista González, pero no por sus propuestas sino porque cerró con un momento chusco al decirles abiertamente a los aspirantes del Frente por México (PAN-PRD) y Nueva Alianza que son jóvenes talentosos, pero que su único defecto fue que se equivocaron de partido; mencionó que ahora que pierdan se pueden sumar a su trabajo legislativo, como parte de los cuadros del Morena.

 VERSIONES

Comentan los grillitos que quienes ya se cansaron de que la Conagua les vea la cara son los integrantes de los comités ambientalistas de protección al Río Tula, quienes ante la reanudación de la tala ya advirtieron que dejarán de actuar de buena fe con las constructoras que ejecutan el proyecto de revestimiento del afluente y que volverán a las manifestaciones y acciones contundentes para frenar los trabajos, en este asunto el que “baila con la más fea” es el ayuntamiento, a quien los activistas no se cansan de darle el mote de ecocida.