Muchos jefes

Andrés Torres Aguirre

En la recta final de las campañas electorales, los partidos políticos contendientes en Hidalgo refuerzan a sus abanderados, principalmente en aquellos distritos donde su expectativa es favorable.

La lucha por alcanzar una curul en el Congreso hidalguense, aunque los candidatos de Morena no lo acepten, tiene una connotación totalmente distinta al contexto nacional.

Siempre con el argumento de que su candidato a la Presidencia fue puntero en las encuestas de opinión, los representantes hidalguenses de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) hicieron campañas muy ligeras en cuanto a recorridos, reuniones o propuestas.

Quizás también abonó a la confianza de los candidatos el respaldo que el Grupo Universidad garantizó, a través de la fiel y bien organizada estructura escolar y docente.

Sin embargo, en Hidalgo hay también claridad entre la población sobre el manejo que el Grupo Universidad dio a sus anteriores apuestas electorales, son conocidas las prácticas disciplinarias para aquellos que se atrevan a pensar por sí mismos o tengan iniciativas no aprobadas por su líder.

Hace dos días, en un diario de circulación nacional, fue publicada una entrevista con un personaje que fue cercano al líder del Grupo Universidad; ahí da cuenta cómo la nueva militancia de Morena está confundida porque no entiende las imposiciones en candidaturas que supuestamente serían para verdaderos representantes sociales.

Como pocos, el personaje que hoy es la cabeza de Morena en Hidalgo y de la universidad es un hombre disciplinado, férreo, que exige lealtad y no tolera devaneos. Quienes lo conocen saben que es un político profesional pero no es un demócrata, sabe ordenar, le gusta ordenar y no permite cuestionamientos.

Morena es un partido que ya tiene en López Obrador un líder con esas características, ¿cómo podrán compaginar dos mandones en un solo organismo político?

 

  Twitter: @bamtorre

@vocales_radio