Debe entidad mejorar cifras obtenidas en Media Superior

-Aunque no sea año de evaluaciones sí debe prestar atención en varios temas

-Matemáticas y lenguaje son áreas donde aún falta trabajo, según resultados

ENFRENTAR DESAFÍOS

Adalid Vera

Si bien 2018 no será un año de evaluación para la Educación Media Superior (EMS), es necesario que el Sector Educativo de Hidalgo trabaje para mejorar indicadores obtenidos durante la última prueba de este tipo (aplicada en 2017).

El Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) es el organismo público autónomo que tiene el mandato constitucional de evaluar la calidad de la educación obligatoria del país. Esta tarea implica diseñar y realizar evaluaciones de componentes, procesos y resultados.

Mediante la prueba Planea ELSEN, en 2017, la Secretaría de Educación Pública federal (SEP) y el INEE integraron pruebas para conocer la medida en que estudiantes logran el dominio de una serie de aprendizajes clave en diferentes momentos de su educación obligatoria.

Las bases de datos de ELSEN corresponden a evaluaciones de alumnos del último grado de Educación Media Superior en el ciclo escolar 2016-2017. La administración de pruebas se realizó 4 y 5 abril del año anterior.

En total se administraron las pruebas ELSEN de Planea a 117 mil 700 alumnos de último grado de educación media superior de 2 mil 319 escuelas del país. Se aplicaron instrumentos: prueba de lenguaje y comunicación para alumnos, prueba de matemáticas para alumnos, cuestionario de contexto para alumnos, cuestionario de contexto para docentes y cuestionario de contexto para director.

Fue el año anterior la primera ocasión en que la prueba fue para EMS y será 2020 la segunda ocasión en que vuelva a realizarse para este mismo nivel tanto en el estado, como en el país.

Aquella vez también pudieron obtenerse datos sobre habilidades de convivencia escolar, recursos familiares asociados al bienestar y oportunidades de aprendizaje fuera de la escuela. Cabe destacar que se aplicó por primera vez en formato digital para reducir tiempos y emitir resultados de manera más oportuna.

En Hidalgo se aplicó a 59 planteles de subsistemas como Telebachillerato Comunitario, Prefecos, escuelas privadas, del Instituto Politécnico Nacional (IPN), ENSAD, DGETI, DGETA, Conalep, Cobaeh, Cecyteh y bachilleratos autónomos.

Los resultados indicaron que en la asignatura de matemáticas Hidalgo contabilizó al 61.1 por ciento de alumnos encuestados en el nivel I de la escala. Significa que la mayoría de estudiantes de EMS pueden resolver problemas que implican manejo aritmético con números enteros y decimales, pero aún no desarrollan habilidades algebraicas.

Por ejemplo, tienen dificultades para realizar operaciones que incluyan incógnitas o variables.

El 27.5 de alumnos de este nivel se ubicó en el nivel II que significa pueden realizar operaciones que incluyan incógnitas o variables en relaciones sencillas; por ejemplo, aumento anual de una tabla de gasto, siempre y cuando éste sea constante. Si el aumento no es constante, tienen problemas para identificar la expresión adecuada.

Sólo 9.2 por ciento de estudiantes hidalguenses se ubicó en el nivel III; es decir, que pueden resolver problemas que requieren manejo de ecuaciones de primer y segundo grados, y sistemas de dos ecuaciones con dos incógnitas.

Y únicamente el 2.2 por ciento logró posicionarse en el nivel IV, significa que ellos dominan el conjunto de reglas de operación algebraica (por ejemplo, las leyes de los signos), comprenden funciones matemáticas e identifican algunas de  sus características (por ejemplo, deducen la ecuación de la línea recta a partir de su gráfica y viceversa).

Los resultados obtenidos no están muy alejados de la media nacional. Donde el 66.2 por ciento de los estudiantes de bachillerato del país se ubican en el nivel I, el 23.3 por ciento en el nivel II, el 8 por ciento en el nivel III y sólo el 2.5 se posicionó en el IV.

Respecto a los resultados de la asignatura de lenguaje y comunicación, el 27.3 por ciento de los hidalguenses se posicionó en el nivel I, que indica que no identifican las ideas principales que sustentan las propuestas de un artículo de opinión. Identifican el tema central de un texto, pero no identifican si se trata de un texto argumentativo.