Los maestros

Andrés Torres Aguirre

En las actuales campañas electorales de Hidalgo hay un tema determinante en torno a las estructuras y los simpatizantes de cada partido político contendiente. Como en pocas entidades, el magisterio hidalguense está compuesto por solidaridad, lealtad y orgullo, característica de los maestros.

Por eso, en tiempos de elecciones la unidad del magisterio inclina la balanza, por lo menos así ha sido primero con el PRI, luego con el PRD y recientemente con Nueva Alianza.

En la geografía política local el Distrito Federal de Tepeapulco es el escenario de un fenómeno insospechado por la división que actualmente existe entre los maestros.

Tras años de cohesión, el magisterio se dividió a consecuencia de las escisiones en la cúpula de la sección sindical y las graves secuelas de una disputa entre las corrientes internas por obtener el control del organismo.

Hoy el Partido Nueva Alianza postula a Sinuhé Ramírez, exdirigente sindical, quien tiene ascendencia en ese distrito por su trabajo en el servicio público.

Además en el distrito de Tepeapulco, como en casi todos en Hidalgo, hay un gran número de maestros que respaldan a sus compañeros y líderes, lo que daría confianza en el triunfo.

Extrañamente son las divisiones del PRI, partido aliado al Panal en ese distrito, lo que dificulta que la propuesta de Ramírez avanzara como se esperaba.

La renuncia del diputado local Canek Vázquez al “tricolor” trajo como consecuencia que las estructuras que había construido en pos de una eventual postulación se disolvieran y molestos muchos militantes priistas apoyaran abiertamente a los candidatos de Morena.

A pocos días de la elección el proyecto de Sinuhé se consolidó en los municipios que integran el distrito y hay confianza en una victoria porque, al final, la estructura fuerte y leal del sindicato de maestros dará la base necesaria para ello, pero esta es una de esas historias en donde la alianza con los “tricolores” generó más problemas que beneficios.

 

  Twitter: @bamtorre

@vocales_radio