GRILLERÍAS

HURACÁN

El denominado efecto AMLO arrasó con todo en Hidalgo, a tal grado que por primera vez en la historia moderna del estado habrá una reconfiguración política en el Congreso estatal y federal. Si bien es cierto que el PRI en esta ocasión perdió con creces, también lo es que sus resultados pudieron haber sido mucho peores, porque debe reconocerse que la actual dirigencia estatal tuvo trabajo, acercamiento permanente y escuchó molestias e inconformidades de sus comités municipales, lo que debe tenerse muy en cuenta a la hora de repartir culpas.

MALESTARES

Indicaron los grillitos que algunos perfiles perdedores de la reciente contienda, como el panista Daniel Ludlow, mostraron su enojo por los resultados aplastantes del Movimiento Regeneración Nacional en la entidad y no tardó en hacerlo ver a través de sus cuentas en redes sociales, donde publicó que la elección fue ganada por el hartazgo social, más que por el voto razonado, cuando en otros tiempos, digamos en los que ganó la alcaldía de Pachuca su esposa, Yolanda Tellería, el resultado fue prácticamente por la misma causa. Por cierto que el hoy excandidato ya estrenó su gasolinera que quedó VIP, luego de semanas de remodelaciones.

ALARMA

Fuerte problema relativo al huachicoleo sufrió ayer el municipio de Cuautepec y es que los grillitos alertaron sobre una riña cuyas características no se habían visto hasta este momento, entre presuntos “chupaductos” y personal de Petróleos Mexicanos, como saldo de la refriega en la que se habló incluso de la presencia de al menos 50 personas con armas largas, hubo un muerto que resultó totalmente calcinado.

DESINFORMADOS

Señalaron los grillitos que hay incertidumbre por parte de labriegos en distintas zonas de la entidad y es que hasta el momento las autoridades de la Sedagroh no han querido, o podido, dar a conocer cuántas hectáreas de cultivos y de qué tipo sufrieron afectaciones como resultado de las intensas lluvias que azotaron al estado de Hidalgo en las semanas previas. Un hecho es que existe un Seguro Catastrófico, así que sólo es cuestión de actualizar los datos con que ya cuentan los propios campesinos, ¿no?