Cuidado especial hacia menores para esta temporada vacacional

-Indica Delegación ISSSTE que crece el riesgo de que sufran: quemaduras, descargas eléctricas, cortadas, fracturas de huesos, atragantamientos, traumatismos cráneo-encefálicos, entre otros

AUMENTA CIFRA DE ACCIDENTES

Jocelyn Andrade

Recomendó el Instituto Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) tener cuidados especiales con los menores en esta temporada vacacional para evitar accidentes domésticos, pues incrementan de manera sustancial, indicó el delegado José Antonio Copca García.

Señaló que durante la temporada de vacaciones escolares, aumenta el riesgo de sufrir accidentes y es más frecuente que se presenten en Hospitales y Clínicas casos de niños por accidentes domésticos como quemaduras, descargas eléctricas, cortadas, fracturas de huesos, atragantamientos, traumatismos cráneo-encefálicos, lesiones o golpes e intoxicaciones por consumo de productos de limpieza o medicamentos.

Además también incrementa el riesgo de presentar algún accidente automovilístico por el desplazamiento de la población hacia otros lugares como medio de entretenimiento y convivencia familiar, esto al ser un periodo del año en donde la rutina habitual de las familias se modifica.

Por ello realizó algunas recomendaciones para quienes salen de viaje en automóvil o en excursiones: los menores de 6 años deben viajar en asientos traseros con el cinturón de seguridad o la silla portabebé; no manejar cansados, respetar los límites de velocidad, utilizar el manos libres, evitar que los niños jueguen o griten al interior del vehículo, vigilar en todo momento a los menores, entre otros.

Para evitar accidentes en las viviendas es necesario: no permitir que los menores jueguen en la cocina, mantener los mangos de los sartenes siempre hacia adentro, etiquetar los recipientes en donde se guarden sustancias químicas y almacenarlos fuera del alcance de los menores, guardar bajo llave medicamentos, impedir que jueguen con fuego, mantener cuchillos y tijeras lejos de su alcance, evitar que jueguen o trepen en la cama, muebles o escaleras, así como con objetos pequeños que puedan introducirse a la boca o nariz.