El procurador no se irá solo

Leonardo Herrera

El procurador de Justicia en el estado, Javier Ramiro Lara Salinas, cumplió el proceso y su ciclo, logró técnicamente algunos avances a pesar de las constantes confrontaciones internas y la evidente falta de coordinación con la Secretaría de Seguridad Estatal, hoy su renuncia forma parte de los ajustes al interior del actual gobierno que incluirá además enroques en dos secretarías más en las próximas semanas.
Lara Salinas operó tres de los procesos importantes que hasta ahora han marcado la diferencia de los inicios de administraciones priistas, inició las carpetas de investigaciones en contra de exfuncionarios de la Secretaría de Educación, Salud, y Radio y Televisión de Hidalgo, y logró el encarcelamiento de tres exfuncionarios del gobierno de Francisco Olvera.
Dicho de manera muy clara, contribuyó para que se cumpliera una parte de la promesa del mandatario estatal en la lucha contra la corrupción, proceso que aún está abierto pues se tiene pendiente el cumplimiento de la orden de aprehensión en contra del exsubsecretario de Educación, Pablo Pérez Martínez, y dos funcionarios más.
Exhibió además el gran rezago en el cumplimiento de las entonces conocidas como averiguaciones previas hasta tenerlo casi al 100 por ciento y obligó a la Policía Investigadora a reducir al mínimo las órdenes de aprehensión pendientes en contra de quienes cometieron feminicidios en el estado.
Vendrá una nueva etapa para la procuraduría del estado, en donde se insiste mucho hay dos propuestas de personajes con la capacidad y fuerza para encarar el nuevo escenario por venir, las cartas fuertes y apuestas principales son Lidia Noguez y el secretario de Agricultura, Carlos Muñiz, mismas que junto con cuatro nombres más serán analizadas por los integrantes de la Legislatura para someterlo al pleno.

 

De mi tintero. Dicen que donde también soplan los vientos de cambio es en la Secretaría del Trabajo, ya se analizan perfiles para sustituir a María de los Ángeles Eguiluz, donde además de constantes protestas de trabajadores tampoco se tienen resultados esperados… Dicen que si en el Instituto Estatal Electoral de Hidalgo tuvieron fuerza y el atrevimiento de sustituir a miembros del Consejo Distrital de Tulancingo con cuatro de cinco votos necesarios del pleno del consejo local y a sólo unas horas de las elecciones, pues bien pueden aplicar la misma fórmula para sustituir a uno que otro de los miembros del Consejo Local o funcionarios como el secretario general, Jerónimo Castillo, quien lejos de aportar se ha convertido en un problema por sus excesos, abusos e irregularidades, de los que ha sido denunciado y de lo que incluso en el Instituto Nacional Electoral (INE) tienen antecedentes.

 

   Twitter: @herreleo