Gerardo, no está solo

Alberto Witvrun

En las últimas tres semanas mucho se especula sobre si el jefe del Clan Universitario (CU), Gerardo Sosa Castelán, es el hombre fuerte de Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en Hidalgo, lo que se demostrará si el exrector de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), Humberto Veras Godoy, coordina la Junta de Gobierno de la 64 Legislatura al Congreso local, porque estaría subordinado al de Acaxochitlán.

Cierto también que Gerardo Sosa, pese a sus afirmaciones, ejercerá su jefatura sobre quienes le deben la diputación, pero la relativa fuerza del CU, cuya virtud fue subirse al encarrerado tren de la victoria, porque con o sin la estructura de la UAEH hoy queda claro que Morena de todas formas hubiera arrasado el 1 de julio, porque ningún candidato le aportó votos a Andrés Manuel López Obrador, por el contrario le restaron, aunque esto no se notó.

Sosa Castelán ya juega su juego y, desde su “cuarto de guerra” en Amaque, lanzó la campaña de rumores sobre la versión de que Veras Godoy coordinará la próxima Legislatura y que en breve su hermano, Damián Sosa Castelán, relevará en la dirección estatal de Morena al médico Abraham Mendoza Zenteno, quien está propuesto para la coordinación estatal de programas sociales por el virtual presidente electo.

Sólo que Gerardo Sosa no está solo y no tiene experiencia en enfrentar a fuerzas de las características de las que hoy tiene Morena; las luchas intestinas en el partido ganador del 1 de julio no son iguales a las que sostuvo en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), en las que por cierto por su estilo, perfil y pasado nunca ganó; por eso infiltró a otros partidos donde tampoco tuvo triunfos y apenas alcanzó algunas posiciones.

Hoy otras fuerzas de origen perredista y progresista se agrupan en las trincheras internas morenistas y no habrá de sorprenderse si se consolida una corriente que integre a Luciano Cornejo Barrera, Andrés Caballero, Armando Azpeitia, a la senadora electa Angélica García Arrieta, organizaciones como la Coalición de Organizaciones Democráticas Urbanas y Campesinas (CODUC) y otras que puede consolidar un interesante bloque que no converge con el CU.

Pero no son los únicos, hay expresiones que cobraron fuerza por sí solas, como los diputados locales Canek Vázquez Góngora como visible cabeza que sabe moverse en aguas turbias y turbulentas y tiene como ventaja la juventud, además no sufre el desgaste de Sosa Castelán o de Moisés Jiménez Sánchez, que tampoco se doblegará ante los universitarios porque jugará también con el partido estatal Podemos.

Si no basta, el senador Julio Menchaca Salazar trae juego propio y busca sacar provecho del capital político reunido durante la campaña, que a fuerza de ser justos fue el único de los candidatos postulados por Morena que se esforzaron en realizar una campaña en la que su suplente, Nabor Rojas Mancera, tuvo un papel importante y los opositores que se plantaron en los eventos de Andrés Manuel López Obrador en rechazo a Gerardo Sosa siguen ahí y no cesarán en su resistencia al Clan Universitario.