Atropellada última sesión ordinaria; avalado paquete

-Pese a voces en contra y con cambio de sede autorizaron temas pendientes

-Destacó presencia de tropas ligadas a Charrez y los electos del grupo Morena

EN CONGRESO LOCAL

Jocelyn Andrade

En medio de protestas y con un obligado cambio de sede, por las condiciones de inseguridad que imperaban en inmediaciones del Congreso local, la LXIII Legislatura aprobó el último paquete de reformas del segundo periodo de sesiones ordinarias, en su última sesión.

Este martes concluyó el último periodo ordinario de la LXIII Legislatura; sin embargo, 18 diputados, con los cuales se conformó el quórum, avalaron un cabio de sede ante protestas encabezadas por los autonombrados integrantes del grupo parlamentario del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) a las afueras del recinto legislativo.

Luego de un receso declarado en la sala de la diputación permanente, los legisladores salieron hacia la sede alterna, ubicada en la Universidad Tecnológica de Mineral de la Reforma (Utmir), donde aprobaron los puntos establecidos en la orden del día.

Entre las cuestiones autorizadas destacó el nombramiento del titular de la Secretaría de la Contraloría y Transparencia Gubernamental, César Román Mora Velázquez, propuesto por el gobernador Omar Fayad y ratificado por el Congreso.

Asimismo se autorizó al Poder Ejecutivo, a través de la Secretaría de Finanzas Públicas, un refinanciamiento de deuda pública, con la finalidad de generar un ahorro de 100 millones de pesos anuales y terminar de pagar el crédito hasta el 2038.

En otro punto se avaló una modificación a la Ley Orgánica del Poder Legislativo, en la cual se contempla la rotación de la presidencia de la Junta de Gobierno, entre distintas fuerzas políticas que integren el Congreso por anualidad, pues hasta esta Legislatura la que contaba con mayoría, encabezaba el órgano rector.

Sin embargo, fue este punto por el cual desde temprana hora diputados electos de Morena, así como independientes en funciones, pero autonombrados integrantes de este “grupo legislativo”, así como militantes y simpatizantes de este partido político y supuestamente ligados al legislador Cipriano Charrez, bloquearon accesos a las instalaciones del recinto legislativo para exigir un diálogo con la presidenta de la Junta de Gobierno, María Luisa Pérez Perusquía, para expresar su inconformidad sobre dicha determinación.

En medio de la protesta un grupo de personas irrumpió en el Congreso, brincó la reja y rompió una puerta de cristal de la Torre Legislativa, por lo cual personal de Policía Estatal resguardó el lugar e incluso accionaron algunas bombas de humo para dispersar a los manifestantes.