Morenos protestantes

Carlos Camacho

Parece que simpatizantes, militantes y dirigentes de Morena, quieren hacer sentir el peso que les brindó la ciudadanía con su voto el pasado primero de julio y, por lo pronto, ayer echaron a perder la última sesión del Congreso local, luego de plantarse desde muy temprano y confrontarse con policías que los retiraron a punta de gases lacrimógenos.

Lo que sería la sesión ordinaria número 151 se celebraría en el salón de plenos, tuvo que cambiar de sede, por no haber condiciones en el lugar habitual, pues decenas de personas, presuntamente simpatizantes de Morena, irrumpieron en la sede del Poder Legislativo local desde muy temprana hora.

Los temas que se abordarían, entre otros, serían la ratificación del nuevo secretario de la Contraloría estatal, el refinanciamiento y restructuración de la deuda pública del gobierno estatal, la ejecución de proyectos de inversión en el predio conocido como  “reserva territorial Zapotlán”.

Pero, lo que más llamó la atención de Morena, es el punto “d” de la orden del día, relacionado como el dictamen que aprueba diversas iniciativas de decreto que reforman y adicionan diversos artículos de la Ley Orgánica del Poder Legislativo que, a juicio de Morena, pretende impedir que Morena asuma su mayoría en la siguiente legislativa (LIV).

Eso para el presidente estatal de Morena, Abraham Mendoza Zenteno, además de otros temas, significa “agandalle” del Poder Ejecutivo, que con esa medida y otras como nombrar procurador de justicia, titular de la Fepade, ombudsman y magistrados del Poder Judicial, tienen el propósito de “blindar” al Ejecutivo estatal, pues en la siguiente Legislatura, que rinde protesta el primero de septiembre, el Poder Ejecutivo no tendrá un Congreso “a modo”.

Parece que lo que ocurrió ayer en la Cámara de Diputados y una conferencia sui géneris en la explanada de la Plaza Juárez, muestran el talante de Morena frente al gobierno de Omar Fayad.

 

  [email protected]