Propone Fernández a Sopa Amiga, para abatir pobreza

-Explicó el presidente de Flama cómo pueden aprovecharse los alimentos

-Con el fin de reducir las mermas por mercancía desechada en la cadena

OPCIÓN VIABLE

Juan José Herrera

Como adelantó a La Crónica de Hoy el presidente de la Federación Latinoamericana de Mercados de Abastecimiento (Flama), Arturo Fernández, el organismo trabaja ya en la aplicación del proyecto denominado “Sopa Amiga”, propuesto ante el gobierno federal electo.

Refirió el promotor de la edificación del nuevo Centro de Abasto para Hidalgo, que el ambicioso proyecto persigue el objetivo primordial de disminuir, desde México y hasta Argentina, pérdidas y desperdicios de alimentos.

Por ello mantiene diálogo con personajes como Víctor Villalobos, propuesta del virtual Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, para encabezar a la Sagarpa el próximo sexenio.

“Creo que ‘Sopa Amiga’ y otros proyectos pueden ser una realidad en México, ya que quien habrá de ser el próximo secretario de Agricultura, el doctor Víctor Manuel Villalobos, fue cuatro años director general del IICA (Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura) y estuvo en toda Latinoamérica y el Caribe y trae mucho conocimiento de estos temas”.

Explicó que “Sopa Amiga” consiste en aprovechar excedentes, industrializarlos y posteriormente mandarlos a las comunidades donde prevalece la pobreza, mediante programas gubernamentales; “además reduce el tema de las mermas, que representa un problema que traemos muy grave en México”.

Sostuvo Fernández Martínez que será una de las acciones prioritarias a ejecutar desde la Flama, pues sólo en México los desperdicios de alimentos, originados desde la producción hasta el consumo, ascienden a más del 35 por ciento de la producción agropecuaria nacional; es decir, unos 70 millones de toneladas, principalmente de frutas y verduras.

Refirió que “Sopa Amiga” permitirá abatir índices de carencia alimentaria porque, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), un tercio de todos alimentos producidos se pierde en algún punto de la cadena alimentaria, descartados por vendedores o desechados por los propios consumidores.

Pero además, a escala mundial, la pérdida y desperdicio de alimentos consume 30 por ciento (%) de la tierra dedicada a la producción de alimentos y el 25% del agua utilizada en la agricultura, con costos anuales estimados en 2.6 mil millones de dólares, 700 mil millones relacionados con costos ambientales y 900 mil millones más con costos sociales.

“Un mejor uso de los abundantes alimentos que ya producimos también podría prevenir la deforestación y la destrucción de ecosistemas y biodiversidad”, advirtió Arturo Fernández, al destacar que el aprovechamiento de alimentos va mucho más allá de la agricultura sostenible y requiere ajustes en el sistema alimentario en general.

El también expresidente de Centros de Abasto como el de Ecatepec, Chicoloapan, e impulsor de la construcción del Ceda en Hidalgo, proyectado como el Centro de Abasto más moderno de Latinoamérica, reiteró que trabajará para hacer posible que México y los países latinoamericanos tengan autosuficiencia y seguridad alimentaria, principalmente desde mercados y centrales de abasto.

Insistió en que buscará acercamientos con el gobierno mexicano para exponer la problemática alimentaria del país y sus propuestas de solución.

 UN DATO. Arturo Fernández Martínez rindió protesta el 27 de julio como presidente de la Flama, para el periodo 2018-2020, luego de que fuera nombrado presidente de dicha federación en el marco de la Convención de la Asociación Brasileira Centráis de Abastecimiento (Abracen), realizada en marzo pasado.

La designación de Fernández Martínez al frente de Flama se suma a su larga trayectoria como dirigente empresarial de comerciantes mayoristas, tras fundar varias centrales y presidir los principales organismos nacionales e internacionales que las agrupan.