MARCO A. RAMOS

Si como alcalde no fue nada brillante, el trabajo del todavía diputado perredista resulta incluso más gris; como que Ramos Moguel no embona bien a bien en los ámbitos políticos donde se requiere inteligencia, habilidad y finura para tejer acuerdos en beneficio de la comunidad, no sólo ocurrencias para subir a tribuna. Lo suyo, lo suyo, son las pachangas en grande.