Detalla Semarnath vigilancia en bancos pétreos de estado

-Suma un total de 12 clausuras hasta ahora por incumplir los reglamentos

-Requiere dictámenes de Protección Civil, así como permisos de la Sedena

LABORES CONJUNTAS

Alberto Quintana

Informó la Secretaría del Medio y Ambiente y Recursos Naturales de Hidalgo (Semarnath) que tiene registrado un total de 133 bancos pétreos en la entidad.

De los cuales fueron requeridos 92, regularizados 80 y 12 clausurados, principalmente en las regiones de Tula-Tepeji y el Valle del Mezquital al incumplir normativas.

La Semarnath confirmó que desde el inicio de la actual administración realiza diversos operativos mediante el Programa de Requerimientos Ambientales, no sólo a bancos pétreos sino también a industrias y servicios para detectar irregulares ambientales en todo el estado.

Explicó que los requisitos indispensables solicitados para obtener la autorización ambiental para operación de un banco pétreo es la opinión técnica en materia de Protección Civil y la licencia de uso de suelo, además del permiso de Sedena, cuando se utilizan explosivos.

Para explotación de bancos materiales pétreos, los instrumentos rectores son la Ley para la Protección al Ambiente del Estado de Hidalgo y la Norma Técnica Ecológica Estatal 001/2000, que establece criterios y lineamientos para el aprovechamiento de estos sitios.

Por su parte la delegación federal de la Semarnat comentó que se  consideran fuentes fijas de jurisdicción federal las industrias química, del petróleo y petroquímica, pinturas y tintas, automotriz, de celulosa y papel, metalúrgica, del vidrio, de generación de energía eléctrica, del asbesto, cementera y calera y de tratamiento de residuos peligrosos.

La dependencia federal sostuvo que actualmente en la entidad se tiene un registro total de ocho empresas mineras de competencia federal y que deben cumplir con dichas normativas.

Para el caso de los jales mineros, el artículo 34 del reglamento de la LGPGIR indica: “para los efectos del artículo 17 de la ley, por sitio de generación debe entenderse tanto el predio en el que se desarrolle el proceso que da origen a los residuos como aquél en donde se encuentran las instalaciones”.