Inicia fase de plantación, tras arrasar con naturaleza en río

-Parte de los compromisos establecidos por la Conagua en la región Tula

-Con la participación y vigilancia de los grupos ambientalistas para cometido

TRAJÍN PENDIENTE

Ángel Hernández

Luego de la tala de cientos o quizá miles de árboles de la ribera del Río Tula que realizó la Conagua desde febrero de 2017, inició la plantación de 2 mil ejemplares en el ejido de Santa María Ilucán, cerca de las inmediaciones de la telesecundaria de La Guitarra, donde personal de la dependencia federal reafirmó que la meta es plantar 15 mil árboles en Tula y la región.

El activista, Alejandro Ortega, quien consiguió el espacio para la reforestación, mencionó que el compromiso de la Conagua fue plantar 10 árboles por cada uno de los que fueron sacrificados durante el acondicionamiento y en las primeras fases del revestimiento.

En el encuentro con este medio dijo que la plantación estará sujeta a encontrar espacios para la siembra; “es decir, terrenos que sean donados o que se encuentren libres de posibles problemas legales con los propietarios”. El activista celebró la disposición y la preocupación ambiental del comisariado de Santa María Ilucán, Artemio Luna.

En la reforestación tanto el ambientalista como personal de la comisión nacional exhortaron a los asistentes a transmitir la importancia de plantar árboles en las zonas libres o terrenos ejidales, así que invitó a la población en general a conseguir un sitio para reforestar.

Se supo que la dependencia federal cuidará los ejemplares por un periodo de dos meses y que la cementera La Cruz Azul hizo el compromiso de darles mantenimiento por lo menos un año para garantizar el crecimiento de dichos árboles.

Integrantes de otras agrupaciones ambientalistas como la Red de Consciencia Ambiental Queremos Vivir, dijeron que el periodo de dos meses ofrecido por la Conagua es ridículo y exigieron que se repongan árboles de las especies taladas en la ribera del río, como ahuehuetes y sabinos.